¿Puede un problema ser una oportunidad?

Naito López

La respuesta clara, directa y contundente es …SÍ.
Sucede que los problemas que nos afectan pueden tener diversa índole. Pueden ser causados por nuestra acción u omisión. Pueden ocurrir ocasional o habitualmente. Pueden ser inesperados o gratuitos, como en los casos en que creemos tener ninguna responsabilidad (enfermedades, accidentes, etc).
A veces es posible hacer algo para cambiar la realidad y otras veces la solución está más allá de la capacidad humana de influir sobre ella, y en éstos casos es importante saber que siempre posible modificar la actitud con que se asume ésta realidad…..y es aquí donde existe la responsabilidad personal con respecto a la situación.
De todas maneras, un problema en la familia, en el trabajo, de la persona consigo misma o con la comunidad, puede ser manejado de tal manera que pese a los contratiempos o dolores que ocasione, permitan el encuentro de valiosas oportunidades de aprendizaje en la vida.

¿POR QUÉ UN PROBLEMA PUEDE SER UNA OPORTUNIDAD?
1) Porque obliga a la persona a buscar nuevas y diferentes opciones en su vida. Y éste en un aporte de valía singular pues su ocurrencia fuerza a abandonar la “zona de  comodidad”, y a buscar formas de actuar distintas a las usuales, incluso a echar mano de alternativas que antes pudieron ser calificadas de “imposibles”.
2) Porque funciona como una alarma en la vida. Las calderas de vapor utilizadas como generadoras de energía calórica en diversas industrias, utilizan sistemas de alarmas para alertar cuando el agua disminuye a niveles de insuficiencia, y cuando la situación interior de la caldera se torna extremadamente crítica, la alarma que suena es la más potente. Queda claro que las alarmas en las calderas no son obstáculos que agravan la situación, sino por el contrario son apoyos fundamentales para mantener el agua en nivel suficiente.
Esta forma de programación también tiene “nuestra maquinaria interior”. Los problemas avisan que existe algo que revisar y al cual prestar singular atención. A veces se atienden estas alarmas y se toman medidas correctivas. Otras veces se las desatienden o se las apaga, con lo cual la situación matemáticamente tenderá a empeorar.
Los problemas generalmente son de distintos órdenes: relaciones, económicos, de salud, de adaptación, etc., y todos tienen un elemento común: advierten la necesidad de revisar algo en la vida.
3) Porque torna a las personas a estar más y mejor dispuestas a buscar alternativas. Cuando todo marcha bien y las cosas están bajo control, la tendencia es a la comodidad y al disfrute, sin embargo cuando ocurre un problema nos vemos ante la necesidad de “dar lo máximo” que tenemos dentro y a desarrollar creatividad, imaginación y compromiso en la búsqueda de otros caminos de comportamiento que viabilicen alguna solución.
4) Porque permite que la persona vaya más allá de lo que cree que puede. Después de superar situaciones difíciles que exigieron dar más de lo normal y habitual, las personas habitualmente descubren capacidades desconocidas que no son utilizadas en tiempos de normalidad. Las sociedades que por razones de guerra o catástrofes soportaron hambruna, escasez y sufrimientos, y que para sobrevivir tuvieron que inventar toda clase de recursos, tienen en la actualidad un enfoque distinto de la manera apropiada de utilización de sus recursos, y generalmente dan un salto cuántico en su calidad de vida.

REFLEXIONES FINALES:
-¿Qué actitud podrías tú asumir o cambiar para mejorar notablemente tu situación actual?
-¿Qué haces o dejas de hacer, que determina la existencia de algún problema en tu vida actualmente?
-Quizá haya dolor y decepción, pero a pesar de todo, ¿qué lecciones de aprendizaje puedes encontrar en este problema?
-¿Qué acciones diferentes puedes tomar para superar este obstáculo?
-¿Qué cualidades o recursos diferentes puedes utilizar para convertir este problema en éxito? “Manifestar permanentemente el máximo de tus capacidades es la mejor manera de seguir evolucionando”.
Feliz fin de semana.

También podría gustarte Más del autor