Las computadoras viejas y lentas desmoralizan a los trabajadores

Bloomberg

El investigador de 25 años estaba sentado en su escritorio en una compa­ñía de seguros del norte de Inglaterra cuando se cayó internet. Con esto perdió el acceso a todos sus archivos, que estaban en un servidor de la em­presa.

“Estar sin internet es manejable, más o menos”, dijo. “Puedo trabajar en proyectos que no necesi­ten investigaciones onli­ne. Pero no poder acceder a ningún archivo durante medio día me volvió to­talmente improductivo”.

Scott terminó leyendo un libro vagamente relacio­nado al trabajo mientras revisaba casi cada 10 mi­nutos si la empresa había restaurado la conexión. ¿Las tres horas desperdi­ciadas? “Exasperantes”, dijo.

Las computadoras viejas y lentas y las conexiones intermitentes a internet desmoralizan a los tra­bajadores, según una en­cuesta con 6.000 trabaja­dores europeos. La mitad de los empleados britá­nicos dijo que las compu­tadoras viejas eran “res­trictivas y limitadoras” y el 38% dijo que la tecno­logía moderna los moti­varía más, de acuerdo a la encuesta, encargada por la empresa de productos electrónicos Sharp.

 

ACTUALIZACIÓN

Una de cada ocho laptops y PCs de escritorio cor­porativas en el mundo todavía usa Windows XP, un sistema presentado en 2001 y abandonado por Microsoft en 2014, según datos compilados por Spi­ceworks, una empresa de monitoreo de redes de TI.

“Los empleadores no se dan cuenta de que están gastando miles de libras esterlinas en salarios pero —al no actualizar la TI de las oficinas— están malgastando dinero”, dijo Mohammad Ali Khan, director administrativo de Pacific Infotech, una consultora en TI con sede en Londres. “Lo que los empleados probablemen­te pueden hacer en media hora lo hacen en una o más porque sus equipos son muy lentos”.

Charlotte Robson, de 27 años, trabaja en el sector financiero de Londres. La computadora de su tra­bajo utiliza un escritorio remoto conectado a un servidor externo, supues­tamente para que los em­pleados trabajen en forma remota. Pero esto tam­bién significa que todo carga más lento de lo nor­mal, incluso en la oficina.

“La aplicación tarda mu­cho en cargar y cada tanto te expulsa”, dijo. “Mi ma­yor queja es que tardo una vida en cambiar de pro­grama sin que quede claro por qué”.

Los trabajadores de la oficina pueden consolarse con el hecho de que la TI mala irrita a los profesio­nales de la computación tanto como a la tropa de oficinistas.

También podría gustarte Más del autor