El cacique de Tupi relata cómo alcanzó la cúspide

Por Laura Cardozo

[email protected]

“Imaginá lo que es tirarte a la calle sin nada y poder hacer todo esto, es algo difícil de entender y de creer”, así comenzaba Miguel Ángel Riveros a relatar a 5días la gran historia que envuelve los logros de Tupi SA, una de las empresas más grandes dedicadas al rubro de la venta de electrodomésticos.

Oriundo de la ciudad de Eusebio Ayala, el hoy exitoso empresario dio sus primeros pasos en el ámbito de los negocios hace más de 30 años. “El inicio de Tupi fue hace 21 años pero hay una historia de casi 10 años antes de empezar con este trabajo”.

UNA INFANCIA MARCADA

De pequeño fue criado sólo por su padre, quien falleció cuando contaba con 10 años de edad. Este hecho causó su traslado a un pequeño pueblo de Isla Pucú donde estuvo 2 años. A los 13, partió rumbo a Asunción instalándose en la casa de una tía. “A los 15 años me quede prácticamente solo a enfrentar el mundo sin apoyo de nadie”, continúa.

Con mucha perseverancia, culminó la primaria y secundaria, al igual que sus estudios universitarios logrando el título de Licenciado en Ciencias Contables en la Universidad Nacional de Asunción en el año 1985, lo cual le brindó la oportunidad de conseguir trabajos con mejor remuneración.

“Todo lo que ganaba al principio iba ahorrando para lograr mi sueño y gran deseo de salir de la necesidad porque es muy difícil vivir sin recursos”.

En un periodo de dos años, consiguió reunir el capital necesario para llevar a cabo su primer emprendimiento: una librería ubicada en la galería del Club Tembetary, lugar que también alojaría a su primer negocio dedicado a este rubro.

Corría el año 1988, cuando Riveros abría tímidamente las puertas de “El toque”, un pequeño local que fue creciendo poco a poco hasta lograr consolidarse y lanzarse al mercado de forma más contundente.

UNA APUESTA OSADA

El año 1994, marca el inicio de una nueva era en materia de negocios con la compra de dos terrenos de 360 m² en la intersección de la Avenida Boggiani y Músicos del Chaco y la posterior inauguración de Tupi SA en 1996.

La ubicación, en aquel entonces, no era la más privilegiada por lo que constituyó una osada apuesta para lograr ese sueño que cada vez parecía estar más cerca. “La ubicación no era comercial, por esa avenida circulaban pocas personas era imposible imaginar que se convertiría en lo que es hoy”.

Siguió relatando que su motivación y prioridad era trabajar en las ventas, ya que visionaba que ahí se encontraba el secreto para generar ganancia. ‘‘En aquel entonces no me consideraba un buen vendedor por ser una persona muy seria y por creer que no contaba con algunos requisitos necesarios para eso.

Mis armas siempre fueron mi trabajo honesto y mi responsabilidad que hasta hoy día, permite que nos vaya extraordinariamente bien’’.

PRINCIPALES BARRERAS

Entre las principales barreras, el hombre de negocios comenta que la falta de acceso a créditos se ubica en el puesto número 1 de la lista.  “El mercado actual brinda muchas oportunidades para progresar remontándonos a un tiempo atrás, todo era más difícil. En mis inicios era tan difícil acceder a un crédito, no podía sacar un préstamo sin un respaldo”.

Otro aspecto que dificultó encaminar el negocio en aquel entonces fueron los mecanismos para la difusión de información al igual que la falta de movilidad para cumplir con los pedidos.

La tragedia de haber sido dos veces robado en el inicio del emprendimiento, también fue uno de los escenarios que tuvo que afrontar.

El desafío fue poder superar  estas dificultades y seguir adelante. ‘‘Lo que más me llena de satisfacción es poder de brindar más fuentes de trabajo y la oportunidad de alcanzar una mejor calidad de vida’’.

EN LA ACTUALIDAD

Hoy día, con 21 años de trayectoria en el mercado local, la firma consagra su posición entre las casas de electrodomésticos y muebles de más renombre.

En el año 2014, fue inaugurado el moderno edificio Tupi Ruvicha frente al antiguo edificio que hoy se denomina “Tupi Muebles”.

Empleando a unas 600 personas de manera directa, el complejo que inició con 720 m², hoy cuenta con más de 5.000 m² de salón de ventas con una flota que supera las 40 unidades.

Actualmente, se encuentran trabajando en un gran proyecto: la apertura de un centro de compras gigantesco que depende de concretar una operación del predio, según lo indicó Riveros.

‘‘No obstante, en caso de no se dé esta opción, la idea sería expandir nuestra estructura fuera de Asunción’’, enfatizó.

También podría gustarte Más del autor