Doña Nena, una historia inspiradora de reinvención y perseverancia

 

Nathalia Llerena
[email protected]

Dentro de este universo de emprendedores, que ya es parte de la esencia de 5días, nos dedicamos a contar historias de supe­ración y triunfo que nos dieron la pauta de que los sueños pueden ser perseguidos y conquista­dos sin importar la edad, condición social o prefe­rencias.

Es así que dentro de esta misma línea, hoy pre­sentamos una historia especial que fue escrita entre sabores, sazones y utensilios de cocina, cul­minada por capítulos y reescrita para mejor.

Nuestra protagonista de hoy es Stephany Mem­mel, quien encontró la vocación en una casua­lidad y no se detuvo ante los desafíos de llevar una vida de mujer de negocios y emprendió un nuevo camino como emprende­dora con su firma “Doña Nena cheesecake”

DE LA CASUALIDAD A UNA PASIÓN

Aunque desde pequeña, Stephany estuvo vincu­lada con la cocina -junto a su mamá y su abuela, que eran dueñas de un restaurante-, la pasión por los cheesecake nació de una casualidad; ante la obligatoriedad de llevar algún aperitivo dulce para una reunión, nuestra em­prendedora experimen­tó con galletitas de una marca intwernacional, el resultado gustó y con el tiempo perfeccionó la re­ceta, los pedidos fueron en aumento, despertando el interés por convertirlo en un negocio y dar vida a “Doña Nena”.

“DOÑA NENA”

Los primeros capítulos de “Doña Nena” fueron escritos o más bien coci­nados en el 2008, cuan­do junto a su madre y su hermana, Stephany de­cidió crear la marca; ha­bilitaron un local donde el público podía disfrutar de bocaditos salados y dulces.

El éxito fue tan grande, que pronto se convirtie­ron en la opción predilec­ta de grandes empresas y clientes, como catering para las reuniones y eventos.

Luego de un tiempo, nuestra emprendedora quedó embarazada, por lo que debió alejarse del negocio para dedicar más tiempo a su bebé, por lo que el negocio quedó a cargo de la familia, sin embargo ante las exigen­cias del mismo y la impo­sibilidad de cubrir todo, decidieron cerrar las puertas de “Doña Nena”.

Sin embargo, esto no fue impedimento para que Stephany siguiera creando historia por su cuenta, hace unos años emprendió la firma “Efi” con una línea de comidas saludables.

En el proceso, la fami­lia fue creciendo y con una segunda hija y las responsabilidades de ser mamá, esposa, hija, hermana… prefirió de­dicar unos meses a solo disfrutar de su hogar y su familia.

Pero el espíritu empren­dedor y sus deseos de dar un toque dulce al día a día de la gente volvieron a entrar en escena y mo­tivaron la reapertura de Doña Nena, eso sí con un matiz propio y al cheese­cake como único prota­gonista.

Desde hace cerca de un mes, Doña Nena ofrece una variedad de cinco sabores de cheesecakes elaborados por la propia dueña. Todo aquel que quiera probar estas de­licias puede realizar sus pedidos en sus páginas oficiales en las redes so­ciales.

INVERSIÓN

Para la renovación de la marca se requirió una in­versión aproximada a los G. 5 millones destinados a utensilios, materia pri­ma y rediseño del logo.

FORTALEZAS

En cuanto a las fortale­zas de la marca, Stephany señaló que estas residen en la calidad de los pro­ductos y el esmero con el que son preparados.  “Cuido cada detalle, desde la preparación hasta la presentación fi­nal”, destacó.

DESAFIOS

Tras años de estar en el negocio gastronómi­co, hoy el desafío está en lograr posicionar la marca en la mente de los consumidores, que cuan­do piensen en un postre piensen en cheesecakes y, por consiguiente, en Doña Nena.

PROYECCIÓN

Con la mira en el futuro, la propuesta es seguir in­novando en cuanto a sa­bores y seguir creciendo, ya que por el momento solo abarcan Asunción y parte de Gran Asunción, por lo que esperan contar con un delivery y seguir creciendo y expendién­dose

NO TEMER A LOS SUEÑOS

Para aquellas que sien­ten el deseo de seguir los pasos de Stephany y de­jar huella con una marca propia, nuestra empren­dedora le deja el men­saje de que no se debe temer a los sueños, que ser madre no es impe­dimento, y mientras una se lo proponga, todo es posible.

Perfil de la emprendedora
Stephany Memmel, 30 años, casada, madre de dos niñas. Realizó curso de cocina en el Instituto Gastronómico IGA. Cuenta con más de 5 años de experiencia en el rubro.

Teléfono: (0981) 116 573
Redes sociales:@donanenapy
E-mail: [email protected]

También podría gustarte Más del autor