Moody’s: corrupción y débiles instituciones frenan desarrollo

A comienzos de la se­mana, el jefe de Asuntos Internos de la Policía Nacional realizó una de­nuncia sobre un posible esquema de sobornos que involucra a jefes policia­les del departamento del Alto Paraná, con esto se deja en claro la debilidad institucional que tienen varias dependencias es­tatales en el control de la corrupción.

Esto, además, se suma al último informe presen­tado por la calificadora internacional Moody’s, que destaca que la co­rrupción imperante en América Latina dificulta en gran medida poder cerrar el círculo y obtener un verdadero desarrollo económico de la región.

 

 PARAGUAY

En lo que se refiere a los datos paraguayos, dentro del escenario de fortaleza institucional, Paraguay obtiene la calificación de “Bajo”, con una tenden­cia negativa que tiene una influencia importante en el análisis de los perfiles soberanos. Pero el punto más bajo del país está en el control de la corrup­ción, en el que se obtie­ne la nota de “Muy bajo” con tendencia negativa, aunque el destape a nivel global de varios casos da pie a la realización de va­rias reformas que ayudan a aclarar el panorama.

Sobre este punto, el economista Diego Duar­te destacó que si bien el control de la corrupción es aún bajo, la economía presenta una estabilidad que ayudaría a forjar las reformas necesarias para una posible modificación que acerque al país al grado de inversión.

 

 DESEMPEÑO REGIONAL

A nivel global, según Moody’s, si bien el re­ciente escándalo de Odebrecht evidenció la diseminación de la co­rrupción en la región, también tendrá conse­cuencias negativas en el corto plazo para el creci­miento de un número de países de Latinoamérica, dado que algunos pro­yectos de infraestructura importantes en países tales como Perú, Colom­bia y Panamá son cance­lados o aplazados.

Sin embargo, Moody’s destaca que la natura­leza de alto nivel de las recientes revelaciones de corrupción podría tener beneficios al impulsar reformas en el mediano plazo.

Si las reformas condu­cen a una mejora de las puntuaciones de los in­dicadores de corrupción y a un fortalecimiento de las instituciones, és­tas abordarán uno de los principales desafíos crediticios soberanos en la región, afirma la agencia.

También podría gustarte Más del autor