Desigualdades que se encuentran dentro del mercado laboral

Día del Trabajador

El mercado laboral ha mostrado grandes desi-gualdades y esto fue ana­lizado en la última revista presentada por el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya, que en su edición N° 49 de eco­nomía y sociedad, un artí­culo realizado por Verónica Serafini, denominado: “En el mes del trabajo, una bre­ve reflexión sobre las desi-gualdades en el mercado laboral”.

Los datos presentados en la Encuesta de Hogares 2015 se puede ver que en­tre las personas de 18 años o más de edad, el 72,1% de la población se encuentra activa económicamente; el desempleo es relativa­mente bajo, ya que solo afecta al 5,0% de la fuerza laboral; pero el subempleo afecta al 19,1%.

Estas cifras son prome­dios generales que escon­den desigualdades según sean el área de residencia, el sexo y el nivel socioe­conómico de la población. Así, las tasas de inactivi­dad, desempleo y subem­pleo de las mujeres son más altas que las de los hombres. La subocupación es mayor en el sector rural y, particularmente, en el caso de las mujeres.

 

 DECILES POBRES

Por su parte, se observa una distancia existente en los indicadores labo­rales entre los deciles de menores ingresos (decil 1 y decil 2) -en cada decir se encuentra el 10% de la población- y los deciles de mayores ingresos (decil 9 y decil 10). En el decil 1 esta­ría ubicada la población en pobreza extrema que junto con el decil 2 conformaría una aproximación a la po­breza total.

La tasa de actividad en los deciles de menores ingre­sos disminuye debido al mayor nivel de inactividad femenina.

Estos datos dan cuenta de las dificultades que en­frentan los trabajadores de ingresos más bajos de emerger de la pobreza.

Otros indicadores de ca­lidad del empleo también muestran los altos nive­les de vulnerabilidad que enfrentan los trabajado­res. La cobertura de los principales mecanismos de seguridad social –del Instituto de Previsión So­cial y de la Caja Fiscal- se concentra en los deciles de mayores ingresos y en el sector urbano, dejando al 75% de los trabajadores sin protección de ningún tipo.

De no mejorar sustan­cialmente las condicio­nes laborales, el país no podrá reducir la pobreza de manera permanente ni las desigualdades eco­nómicas, regionales y de género.

También podría gustarte Más del autor