Último acuerdo de los Batista arrastra a Brasil en la crisis

El real y los precios de las acciones brasileñas se desplomaron el jueves temprano al tiempo que Temer negó los hechos.

Al hacerse cargo del ma­tadero de su padre en el campo brasileño y crear el productor de carne más grande del mundo, Wesley y Joesley Batista ganaron la reputación de consumados negociadores. Su última negociación, que podría ser la más audaz hasta ahora, ha arrastrado al país y a su presidente a una crisis.

CONTROLAN LA CARNE

Los hermanos, que contro­lan y administran el gigante de la carne JBS SA, están en­tre los siete ejecutivos que firmaron un acuerdo con las autoridades brasileñas a cambio de reducciones de penas, según una persona con conocimiento directo del asunto que pidió no ser identificada. El acuerdo se refería a las investigaciones de transacciones entre JBS, la compañía holding de los Batista y los bancos estata­les y fondos de pensiones, dijo la persona.

Como parte del acuerdo, los hermanos presentaron a la Corte Suprema una grabación que muestra al presidente Michel Te­mer aprobando un pago a Eduardo Cunha, el autor in­telectual del juicio político del año pasado contra la ex presidenta Dilma Rousseff, según el diario O Globo. A cambio, los hermanos Ba­tista acordaron pagar 225 millones de reales (US$ 67 millones) en multas y no serán procesados, informó O Globo.

SE DESPLOMARON

El real y los precios de las acciones brasileñas se des­plomaron el jueves tem­prano al tiempo que Temer negó los hechos. JBS cayó hasta un 15% en São Paulo. La empresa y su matriz, J&F Investimentos SA, declina­ron formular comentarios sobre el acuerdo.

ARRAIGADOS

Las revelaciones ilustran cuán profundamente arrai­gados están los Batista en la vida política y empre­sarial del país. JBS y otras compañías del grupo de J&F han financiado a casi un tercio de los miembros en la cámara de representan­tes de Brasil. Aportaron un récord de 387 millones de reales en donaciones en las elecciones de 2014, según el tribunal electoral de Brasil. JBS fue el mayor donan­te de campaña de ese año para la reelección de Dilma Rousseff, así como para el perdedor en la carrera pre­sidencial, Aecio Neves.

Más recientemente, JBS se ha visto involucrado en varias investigaciones. Estas incluyen la llamada operación “Carne Débil”, relacionada con acusacio­nes de que productores de carne, incluido JBS, fueron acusados este año por la policía de pagar sobornos a inspectores federales para aprobar la venta de carne descompuesta. JBS ha ne­gado cualquier irregulari­dad.

También podría gustarte Más del autor