De hobby a negocio rentable: una apuesta a la captura de momentos

Maggie Armoa es una pro­fesional en el área de la psi­cología que realiza labores en una organización inter­nacional, que logró conjugar esta profesión con su gran pasión hacia la fotografía, dedicándose a capturar mo­mentos y crear recuerdos que perduren de por vida.

La emprendedora decidió estudiar fotografía hace 2 años e inicialmente des­empeñaba esta labor como un hobby entre amigos y personas cercanas. Hace 6 meses se lanza al merca­do con el emprendimiento “Modo M Fotografías”, abo­cada a capturar momentos donde el objetivo principal es mostrar emociones rea­les de la ocasión, como la picardía de los niños y la complicidad de las parejas. “Creo que el clima entre el fotógrafo y modelo o cliente influye en que éste muestre lo que desea mostrar y, a su vez, sea auténtico, por eso me ocupo en que el feedback sea siempre empático”.

La creciente demanda del mercado hacia servicios de fotografías alentó a tomar la iniciativa de volver este hobby en algo más profe­sional y estructurado.

PÚBLICO AL QUE APUNTA

Si bien el público al que apunta es muy diverso, la profesional señala que por lo general realiza sesiones familiares. “Las principa­les demandas son fotos fa­miliares y aliento a que do­cumenten sus momentos más felices, que celebren auténticamente”. Maggie afirma que el fenómeno de las redes sociales fomenta la necesidad de mostrarse casi compulsivamente, por lo que buscan enfocar con una mirada real y honesta con el fin de capturar la alegría de estar presentes.

NOMBRE

“Modo M Fotografías” tiene este nombre, porque de las diferentes configu­raciones que ofrece una cámara fotográfica en el modo manual (M) el fo­tógrafo controla todas las variables del equipo, mi­diendo de esta forma las tomas, a fin de fidelizar lo máximo posible el momen­to.

SERVICIOS Y PRECIOS

Entre los servicios que brinda, están las sesiones precumpleaños, eventos, maternidad y otros que pueden ser realizadas en un estudio, en el domicilio del cliente o en el exterior.

“Desde que me contactan conversamos sobre el es­tilo de cada uno y planifi­camos los detalles, en cada sesión trabajan conmigo por lo menos dos personas más, y a veces si el cliente lo desea incluimos a una maquilladora profesional”. Los precios rondan los G. 350 mil (incluye 20 fotos editadas y todas las origi­nales de la sesión) y G. 500 mil (incluye 30 fotos edita­das y todas las originales de la sesión.

 

También podría gustarte Más del autor