El protagonismo de los institutos educativos de élite en la economía

Por José Zalazar

[email protected]

La generación de conocimiento científico es el leitmotiv de las casas de estudio más renombradas del mundo. En plena era digital, el conocimiento es un tema de Estado en muchos países, así lo explica el experto en políticas sociales Gustavo Becker, egresado de la Universidad de Colonia en Alemania.
COSTO BENEFICIO

Desde el punto de vista económico y social, toda institución educativa tiene su justificación con el rendimiento final y la interacción con su entorno, sociológicamente conocida como simbiosis. Toda institución es el reflejo de la interacción que sostiene con su entorno y por lo tanto la producción que ésta desarrolle será imagen del entorno que la contiene, especifica el experto. “Lo que más me llamó la atención en los años que estuve en Europa, específicamente en Alemania, es el hecho de que los alemanes se esmeran en aplicar filtros de categorización para que lleguen los mejores a la educación superior, ya que la universidad -así como cualquier institución educativa- no es un merendero o un aguantadero”, señala.
CONCLUSIÓN

Los institutos de élite emiten todos los años patentes de sus descubrimientos e inventos. Las casas de estudio desarrollan investigaciones científicas que nutren a sus economías generando fuentes de trabajo en forma directa e indirecta. También se ha demostrado continuamente que el conocimiento científico puede aportar mucho a la sociedad y parece ser algo que no tiene limites, en medicina, política, en la justicia, etc. Debido a que el conocimiento es la herramienta que aumenta nuestro nivel de comprensión sobre los distintos conflictos sociales que un país pueda tener y por ende es la llave que ayuda a resolverlos.

También podría gustarte Más del autor