Los líderes del mañana

 

COMENTARIO
Alejandro Scelfo
Juntos por la Educación

El objetivo de la edu­cación es enseñar al estudiante a desarrollar habilidades cognitivas para su realidad. En un sistema educativo fun­cional, los alumnos, al terminar la educación secundaria, no deberían tener mayores problemas para su inserción en la educación superior, en el mercado laboral y en una so­ciedad democrática como ciudadanos íntegros. Por tanto, la meta del sistema educativo no debe ser lograr que los alum­nos memoricen conocimientos como fórmulas matemáti­cas o las partes de una célula, sino que aprendan a pensar por sí mismos, que adquieran nuevos conocimientos, que los apliquen a su realidad.

DESARROLLAR HABILIDADES CON EL 2020 EN EL HORIZONTE

Tarde o temprano, todos trabajamos, ya sea transmitien­do conocimientos, colaborando en el desarrollo de nuevos conocimientos o aplicando conocimientos. Para desem­peñarse correctamente en cualquiera de estos campos, se necesitan habilidades tanto técnicas como sociales. Las necesidades de las distintas ocupaciones van mutando con el tiempo y asimismo las habilidades que se precisan para éstas. Entonces, el sistema educativo debe ir adaptándose a las nuevas condiciones de la realidad donde este existe para cumplir su objetivo. El sistema debe educar, por ende, tanto para el hoy como para el mañana.

En Paraguay, los estudiantes de segundo curso, en un test de pensamiento crítico -el análisis objetivo de hechos para formar un juicio en base a éste – obtuvieron un promedio de 12,2 puntos en procesos inductivos, 13,7 en procesos deductivos y 6,2 en procesos críticos sociales, en una esca­la de 20 puntos para cada sección, lo cual evidencia “que los años de escolarización acumulados impactan más en el pensamiento lógico que en el pensamiento crítico social, es decir que los jóvenes están más preparados para resol­ver problemas de orden académico y científico y presentan debilidades para transferir esa competencia al ámbito de la vida social”. Así, se hace claro el contraste entre nuestra realidad actual y lo que deberíamos ser en el futuro inme­diato.

 

CONSTRUIR EN SOCIEDAD

Además de poder desarrollarse en el mundo laboral, los estudiantes necesitan poder desenvolverse en sociedad de manera beneficiosa para ésta. Una de las 6 habilidades fundamentales que los estudiantes necesitan desarrollar apropiadamente en el siglo XXI es la educación cívica y cultural.1 Los estudiantes de noveno grado del Paraguay participaron en el Estudio Internacional sobre Educación Cívica y Ciudadanía, obteniendo un promedio de 424 puntos en una escala de 800, estando así 76 puntos por debajo del promedio internacional y 15 por debajo del re­gional. Lo que es un signo de que, para que el Paraguay mejore, necesitamos preocuparnos por la formación in­tegral de los estudiantes, quienes el día de mañana serán los ciudadanos líderes del país. Esto se logra proporcio­nando, desde las primeras etapas educativas, las herra­mientas que se necesitan para respetar a los demás y lu­char por la justicia social, teniendo en cuenta la sociedad de cada individuo.

QUERER Y PODER APRENDER

En la Consulta Nacional sobre Educación y Trabajo, el 100% de los empresarios encuestados afirmó que una de las capacida­des esenciales en un trabajador es la de aprender, mientras que solo el 35% dijo lo mismo sobre habilidades especializadas . Esto muestra que la educación, para ser útil en la vida de una perso­na, primero debe ayudarla a querer y poder desarrollarse. Si uno adquiere esta capacidad, virtualmente podría adquirir cualquier otra, pero si ésta no se aprende, progresar en sí se dificulta.

En tiempos tan vertiginosos como los actuales, es evidente que esta es una de las habilidades más importantes, ya que la ne­cesidad de actualizarse es siempre para el día siguiente, todos los días.

Las habilidades que se necesitan para hoy no son las mismas que las de ayer y tampoco las de mañana. El sistema educati­vo, en el siglo XXI se tiene que adecuar a estas necesidades para cumplir su propósito. Para lograr que los alumnos adquieran estas habilidades, debemos analizar nuestra realidad y partir de ésta, con vista al país que anhelamos ser. La educación es el único camino para el progreso real de una nación. Pero para que esto se vuelva realidad no podemos educar con la misma visión que teníamos hace 30 años, levantando la cabeza solo lo sufi­ciente como para ver el hoy; debemos educar desde hoy para el mañana.

1 Foro Económico Mundial, 2016.

2 Edward M. Glaser. “Defining Critical Thinking”. The International Center for the Assessment of Higher Order Thinking (ICAT, US).

3 MEC (2007). Informe de Resultados Test de Pensamiento Crítico. Segundo Curso. Sistema Nacional de Evaluación del Proceso Educativo. Programa Reforma Joven. MEC-BIRF. Asunción. Paraguay.

4 Propuestas para la Agenda Educativa, 2013. Juntos por la Educación, Ministerio de educación y Ciencias, y Organiza­ción de Estados Iberoamericanos.

5 International Civic and Citizenship Education Study, 2009.

6 Consulta Nacional Educación y Trabajo. Ministerio de Educación y Ciencias; Ministerio de Industria y Comercio; Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; y Juntos por la educación.

También podría gustarte Más del autor