El no saber delegar frena crecimiento en 80% de nuevos proyectos

Emprender muchas veces es el sinónimo de ser independiente, quien toma el timón define el rumbo y se encarga de hacer funcionar los en­granajes que mantienen en pie la empresa o mar­ca.

Sin embargo, como toda empresa, por pe­queña que sea, requiere de la participación de un equipo o alguien en quién respaldarse, lo que implica delegar las fun­ciones, proceso que los emprendedores aún son reacios a aplicar.

BARRERA  PARA CRECER

Una encuesta realizada por el Centro de Aten­ción a la Pequeña y Me­diana Empresa (Capyme) constata que el 80% de las pequeñas empresas encuentran su techo de crecimiento porque no delegan.

“No es que mi empresa ya no da más, sino que la persona que está al frente ya no puede ha­cer todo sola; entonces el negocio se estanca y el empresario termina agotado”, indica el di­rector de la entidad, Juan Ángel Bóveda.

FUERZA DE VOLUNTAD

Al tratarse de una em­presa creada a pulmón por una sola persona, resulta difícil resistir a la tentación de microad­ministrar e involucrarse en cada proceso ence­rrado en el día a día del emprendimiento.

Ante esto surge la pre­gunta: ¿por qué es tan difícil delegar? Entre las primeras ideas que surgen son que el tra­bajo es demasiado fácil como para pagar a otra persona para que lo haga o es muy difícil y delicado para enseñar a otra persona, no se sabe qué proceso o función es más acorde para de­legar, en qué momento hacerlo o simplemente invade el miedo a per­der el control. Pero, si el objetivo es crecer y con­quistar un mercado, la delegación de tareas es un paso inevitable.

PASOS PARA  DOMINAR EL ARTE  DE DELEGAR

Puesto en conside­ración esto, la revista Entrepeneur expone siete pasos que ayudan a dominar el arte de la delegación:

  1. Define qué es lo que necesita hacerse.
  2. Asegúrate que la persona a quien delegas la tarea entienda per­fectamente qué necesita hacer.
  3. Explica por qué necesita hacerse mien­tras pides que se haga.
  4. Enseña cómo debe hacerse, sin micro­administrar.
  5. Asegúrate que la persona entienda el pro­ceso de cómo hacerlo.
  6. Establece una fe­cha para que se termine o presenten progresos.
  7. Asegúrate que exista un acuerdo en la fecha u hora y método de entrega.

También podría gustarte Más del autor