La marca que se ganó un lugar en el armario del mercado

Por José Zalazar

[email protected]

Karl Heinz Linnhoff Ayala es el propietario de la empresa textil American Door (AD) y la dirige junto a su novia Araceli Berdejo.

INICIOS

Karl inició la venta de prendas de vestir de origen americano en su camioneta, donde vendía a amigos y conocidos cuando se iniciaba la fiebre de las ferias americanas y el gran entusiasmo por marcas estadounidenses allá por el 2006. Karl confiesa a 5días que nunca le gustó mucho estudiar, aunque su padre de origen alemán siempre le inculcó el valor del trabajo arduo. “No se bien cómo me vino la idea de iniciarme en la industria textil, nadie de mi familia está en esto -se ríe-; posiblemente en mi vida anterior fui comerciante de telas”, bromea.


DESAFÍOS

“Supera Tus Desafios” es el eslogan de la marca que denota la filosofía de la empresa. Fabricar prendas tiene desafíos como, por ejemplo, el hecho de que para elaborar una prenda de vestir hay ciertos componentes como botones, cierres y demás, que no siempre están en stock y son difíciles de encontrar; por otra parte, está el tema del contrabando, aunque American Door demuestra que se puede adquirir un producto bueno, legal y a precio competitivo.
MODA

Araceli, quien se incorporó a la empresa dejando a un lado su carrera como abogada con un Master en España, después de que su pareja le pidiera ayuda, ahora se dedica a la administración y la logística mientras Karl se dedica exclusivamente a la producción. Señala que el estilo de AD es clásico pero con tendencia vanguardista ya que la filosofía de la marca es dinámica y entabla una relación con su entorno muy fuerte. “Hay prendas para todos, queremos ofrecer productos básicos al alcance de todos y también una línea premium. Hoy por hoy contamos con 3 sucursales: en Asunción, Luque y Fernando de la Mora; y también hacemos envíos a todo el país”, enfatiza Araceli.


PROYECCIÓN

Todo lo que se pueda hacer en el Paraguay debe generar ingresos que circulen dentro del Paraguay y que creen nuevas fuentes de trabajo recalca Karl. AD confía en que seguirá expendiéndose y ganándose un lugar en el corazón y en el armario de los paraguayos y también en otras latitudes, ya que la marca ya opera en Brasil y también fue registrada en Argentina materializando así otro deseo, otra meta. Por último, AD da una garantía de satisfacción con sus prendas, ofreciendo su refacción o cambio en caso de que sea necesario

También podría gustarte Más del autor