Desarrollo productivo del país: ¿Hacia dónde vamos?

14 DIC 2011 16:27 pm
Economía & Negocios


El Paraguay ha venido creciendo sobre una estructura productiva que no ha sufrido cambios importantes en las últimas décadas.

Economía

Belén Servín
bservin@cadep.org.py

El Paraguay ha venido creciendo sobre una estructura productiva que no ha sufrido cambios importantes en las últimas décadas.

Al realizar un análisis de los períodos 1991/1999 y 2000/2010 se observa que la participación del sector primario (agricultura, ganadería, otros primarios) en el PIB nacional ha sido del 22 y 26% promedio anual, respectivamente, sobresaliendo el subsector agrícola. En cuanto al sector secundario (manufactura, electricidad, agua y construcción), este ha mostrado un comportamiento diferente, reduciendo su participación en el PIB, de un promedio del 23% a otro de 20% en ambos períodos analizados, sobresale el subsector manufacturero.

Finalmente, el sector terciario (comercio, comunicaciones, servicios gubernamentales, otros servicios) es aquel que mayor peso participativo posee en el PIB nacional, representando, en promedio, el 48% para el período 1991/99 y 47% en el siguiente período, sobresaliendo el subsector comercio, principalmente las actividades de reexportación. Este modelo económico no permite una alta productividad en sectores que tienen un efecto multiplicador en toda la economía.

Durante los periodos analizados, varias han sido las iniciativas llevadas a cabo por los sucesivos gobiernos. Por un lado, se implementó una serie de instrumentos de apoyo, ejecutados y coordinados por diversas instituciones, y por otro lado, se creó un conjunto de regímenes de exenciones impositivas. Sin embargo, estas medidas han carecido de una estrategia que las organice en términos de metas y objetivos y los resultados han sido parciales, incompletos y en varios casos con sacrificios fiscales no compensado por inversiones significativas.

Ante esta realidad es difícil considerar que el país se encamine hacia un crecimiento y desarrollo sostenidos. Al respecto, ¿Cuáles serían los mecanismos de desarrollo y las políticas públicas que deberían ser adoptados para promoverlo? ¿Son necesarios los incentivos, más allá de los ya existentes? ¿Qué sectores económicos incentivar y cuáles son las razones para hacerlo?. En el año 2009, el Ministerio de Industria y Comercio dio a conocer una propuesta de política industrial que pretende definir sectores preferenciales, un nuevo tipo de incentivos y la inclusión de las pequeñas y medianas empresas, por lo que se propone un proceso de desarrollo industrial en base a tres etapas sucesivas.

En una primera: la preferencia será la industrialización de productos de base agropecuaria y forestal y de bienes de tecnología intermedia (la industria química y algunos productos de maquinaria y equipos), intensiva en empleo y energía eléctrica. En una segunda etapa: el desarrollo de industrias de soporte tecnológico a las agroindustrias, intensivas en empleo calificado y energía eléctrica. En la tercera y última etapa, se promocionará, con más énfasis, la innovación, la investigación y desarrollo orientados a la industrialización de productos y servicios de tecnología media y alta, obteniéndose así nuevos productos y exportaciones de servicios.

COMENTARIOS

© 2015 5dias.com.py