A punto de crochet acaricia sueño de negocio

Joven crea apegos hipo alergénicos para bebés

Los bebés recién nacidos y los niños pequeños necesitan sentir que tienen a sus madres cerca, el cariño hacia un peluche es bastante cercano para cuando las madres no se encuentran. Por ello la microempresa de Apapacho Paraguay se dedica a hacer peluches hipoalergénicos de apego, hechos de crochet.
La empresa cuenta con un año y medio en el mercado, vendiendo los productos de forma online; con la utilización de materiales hipo alergénicos especiales para los recién nacidos. Jazmín Ortíz, (23) propietaria de la tienda, comentó que decidió dedicarse a este emprendimiento por la falta de tiempo que le ocasionaba la carrera que estudia, y al no tener esa disponibilidad la joven buscó opciones alternativas para poder depender de sí misma y poder manejar sus propios horarios. “Dedicarse a este tipo de negocios es conveniente porque se puede hacer desde la casa, podemos manejar nuestro tiempo (cuándo hacerlo y cuándo no), además tiene buena ganancia y hay mucha demanda en el país”, indicó Ortíz.
El producto va dirigido a recién nacidos, bebés y niños; aunque según aseguró la propietaria, los fotógrafos también los utilizan para las sesiones fotográficas de niños y recién nacidos, que últimamente son muy demandadas. “Tratamos de buscar con nuestros productos el apego seguro a peluches hipoalergénicos”, señaló Ortíz. La joven emprendedora comentó que todo empezó como un hobbie, “teníamos un baby shower y decidimos crear un conejito para ver qué salía y como le gustó tanto a las chicas que asistieron ese día, pensamos en volver a hacer otro, luego empezaron lospedidos y después creamos la página y desde ahí ya han pasado un año y medio, y seguimos creciendo”, señaló. La inversión para emprender este negocio fue de aproximadamente G. 300 mil, en ese monto entran los hilos, aguja, relleno, etc. “Al comienzo los pedidos que nos realizaban eran por parte de familiares, de personas que conocíamos, y luego de gente desconocida que nos empezaron a seguir en las redes sociales y así crecimos más de lo que hubiera pensado”, acotó la joven emprendedora.
“El nombre apapacho elegimos porque transmite ternura y se dice también que es una de las palabras más bonitas que existen la cual significa “acariciar con el alma”. Se puede decir que es una empresa familiar porque somos 3 tejedoras entre ellas está mi abuela Mirta Jara, que es la que hace prácticamente todo el trabajo al armar cada peluche, mi tía Alicia Franco y yo que me encargo de las fotos, redes sociales, tomar pedidos, promocionar, etc. Algunas veces contamos con otras personas que nos ayudan también con los delivery”, destacó Ortíz. La principal fortaleza que tiene la empresa según mencionó la propietaria es la unión familiar que crea el negocio, “siempre nos ayudamos cuando una no puede terminar algún pedido”, dijo. “Nuestro sueño es abrir una tienda física donde se puedan tener expuestos productos artesanales de diferentes emprendedores. Insto a todas las personas que tienen un sueño de emprender algo propio a que lo hagan, que no tengan miedo, vale la pena arriesgarse, no hay mayor satisfacción que ver a otros subiendo fotos felices con algo que vos hiciste con mucho amor, tiempo y esfuerzo”, finalizó.

También podría gustarte Más del autor