ABSORCIÓN DEL ESTADO DE DERECHO

HÉCTOR SOSA GENNARO, Socio del Club de Ejecutivos

Lo grave de la permeabilidad en el sistema jurídico paraguayo es la permisividad que implica la tendencia que existe de consentir o de dar permisos para el ejercicio de ciertos actos, o la flexibilidad de la autoridad al momento de hacer cumplir la norma.

Se debe cumplir taxativamente lo que la ley prescribe, y no lo que uno interpreta. En nuestro país, la aplicación de la ley se ha convertido en una situación peligrosa, por la relajación en el cumplimiento de la misma.

Por ejemplo, al permitir que se realicen manifestaciones en pleno centro y cierres de rutas con grave perjuicio a terceros que nada tienen que ver con las causas de la protesta, sin que la policía cumpla con el rol que le corresponde; o cuando fiscales y jueces hacen oídos sordos ante evidentes actos de ilegalidad o corrupción, o que funcionarios públicos de alto rango sigan ejerciendo sus cargos, son cuestiones totalmente inadmisibles que atentan contra el estado de derecho.

Es necesario un golpe de timón urgente, el paraguayo debe dejar de obnubilarse por las influencias extranjeras negativas, y asumir su realidad interna. Es fundamental un compromiso patriótico de la clase política para el cumplimiento irrestricto de las leyes, para alcanzar el anhelado sueño de un país justo, igualitario y con justicia social.

También podría gustarte Más del autor