Aliada de la moda que se abre paso hace 50 años

Llena de energía y vigor, desde muy joven demos­tró una indiscutible ha­bilidad para emprender y lograr sus propósitos. La moda y los negocios fueron la mezcla perfec­ta para erigir su propia marca con exclusivo to­que de glamour.

HACE 50 AÑOS
En 1967 el mercado de la indumentaria encontra­ba una aliada sin lími­tes: Graciela Pecci, quien a sus 20 años inició la prestigiosa boutique “María Candela”. Los 50 años de su empresa los celebra este 2017 con in­numerables logros que la llenan de satisfacción.

María Candela y Geral­dine eran un conjunto de nombres que siempre quiso poner a una hija, fue lo que mencionó al principio Graciela, en entrevista con 5días.

Fue así que desde el principio, a su empren­dimiento lo llamó ‘Maria Candela’, para luego del nacimiento de su prime­ra niña nombrarla Ge­raldine.

“Éramos mi abuela, mi madre, mis hermanas y la nana Sabina. Todas tejíamos y nos aventu­ramos. Ya había asu­mido otros desafíos en mis pocos años y este fue otro. Yo al frente de la empresa”, recordó. En aquel entonces, su boutique no tenía com­petencias, según refi­rió, pero con el paso del tiempo y con la mayor apertura del mercado, se fueron instalando miles de la misma temática, lo que a la empresaria le parece una forma de aprender a competir y destacarse dentro de su propio valor a décadas de haber incursionado.

PRIMEROS PASOS
Todo inició en el centro de Asunción, para luego expandirse por los prin­cipales centros comer­ciales de la zona de Villa Morra.

Los primeros tejidos los hacían en familia, donde se dividían los trabajos para la elaboración de las distinguidas pren­das. Importaban prendas de renombre, organiza­ban desfiles familiares, como los primeros que fueron ambientados en la casa paterna.

En décadas anteriores también contaban con prendas para niños, así como un taller con má­quinas semi-industria­les, además de un servi­cio tercerizado.

Pero al poco tiempo de haber arrancado junto con sus hermanas, ella partió por su lado in­dependizándose, hasta formar lo que es hoy la sociedad (SRL) confor­mada con su hija Geral­dine. “Hicimos una SRL y tuvimos varios locales en diferentes lugares. Hoy contamos con dos y el tercero pronto inau­guramos”, precisó.

UN ARTE
Como para ella la moda es un arte maravilloso, confesó que siempre se vio sorprendida por la ropa y todo lo que la complementa. La bouti­que cuenta con un varia­do portafolio de acceso­rios importados para las más exigentes amantes de la moda, y por sobre todo, para quien quiera mantener su propio es­tilo disfrutando de las últimas propuestas pre­paradas para cada perfil. “Crear, adornar y ofrecer mis gustos a las amigas y clientas es lo que me apasiona” detalló.

Como muchas empre­sas, María Candela se inició con un capital bajo, pero las energías fueron suficientes para levantarla y afirmarla por décadas en el mer­cado. “Contábamos con poco capital pero con muchas ganas de hacer­lo y una buena cuota de alegría”, mencionó.

Hoy la prestigiosa bou­tique es referencia en el sector, con la organi­zación de importantes desfiles, con un marcado destaque por su constan­te actualización en las tendencias mundiales, y así continuar afirmada en los guardarropas de sus seguidoras. “Es un placer que me da mucha satisfacción”, resaltó.

“Cuando empecé no te­nía competencia y hoy me encuentro compi­tiendo. Aprendí eso y mucho más”, reconoció Graciela, quien luego de 50 años de haber inicia­do, se inyecta de energía con los nuevos desafíos para la expansión de su empresa.

También podría gustarte Más del autor