Alimentación balanceada para los adultos mayores

La nutrición e hidratación, en todas las etapas de la vida, son importantes para el buen funcionamiento del organismo.

La nutrición e hidratación, en todas las etapas de la vida, son importantes para el buen funcionamiento del organismo.
Para los adultos mayores, sobre todo, son fundamentales para llevar una vida con calidad y no descompensarse y complicar sus patologías de base.
Como no siempre los adultos mayores, (sea por tener una avanzada edad, por sufrir de alguna o varias patologías, por tener alguna discapacidad), pueden no asumir la responsabilidad de su salud, entonces la familia cumple un rol fundamental para velar por la calidad de vida de ellos. Desde el Instituto de Previsión Social, dan algunos consejos para tener en cuenta.
A veces, también pasa que, pese a los esfuerzos de los cuidadores y familiares, los adultos mayores, pueden estar desnutridos y/o deshidratados porque no se está suficientemente informado de cómo debe realizarse el cuidado integral de un adulto mayor.
La buena nutrición y la adecuada hidratación son fundamentales para alcanzar un envejecimiento saludable.
La alimentación en el adulto mayor debe ser balanceada, variada y adecuada para sus condiciones físicas. La desnutrición, es terreno fértil para las enfermedades y complicaciones.
Tan importante como una alimentación adecuada y balanceada es la correcta hidratación.
DESHIDRATACIÓN
La deshidratación, puede provocar caídas, infección del tracto urinario, enfermedad dental, trastornos broncopulmonares, cálculos renales, constipación y deterioro de la función cognitiva .Existen diferentes fuentes de hidratación a partir de los alimentos y bebidas, entre las que se encuentran el agua potable, jugos, refrescos, leche, café, té, frutas y verduras.
El Dr. Derlis Doldán, Geriatra del Hospital Geriátrico del Instituto de Previsión Social, indicó que cuando el adulto mayor, no quiere o no puede beber o alimentarse, o ambas cosas, se debe investigar de inmediato la causa, si por alguna patología de base u otra asociada esto ocurre y ver la mejor alternativa para que se hidrate y nutra.
Recordó que el agua es un nutriente esencial para el organismo, constituye el 75% del peso corporal, cumple varias funciones como el mantenimiento del volumen sanguíneo, el transporte de nutrientes y oxígeno, como solvente en muchos procesos metabólicos y participa en forma activa como reactivo en muchas reacciones químicas, en la regulación de la temperatura corporal y la eliminación de productos de desecho.
APETITO
Consultado sobre el por qué el adulto mayor pierde el apetito y las ganas de beber liquido, explicó, que la vejez trae cambios biológicos, como la disminución del agua corporal total y del consumo de líquidos, volviéndose, por tanto, más susceptibles a la deshidratación.
ATRACCIÓN
Normalmente no tienen sed, no pedirán agua. También en esta etapa de la vida como desciende la sensación sensorial, disminuye la atracción hacia los alimentos, disminuye la capacidad de digerir y de absorber alimentos, disminuye la movilidad intestinal, lo que puede genera y agrava enfermedades, entre otros.
También en algunos adultos mayores, la pérdida de piezas dentales puede dificultar la alimentación por el tema de la masticación.
Otro aspecto a ser tenido en cuenta es el factor emocional, (si está triste, depresivo, porque esto puede hacer que pierda el apetito), es decir, hay que estar atento a la situación y organizarse en base a ésta, aconsejó el Dr. Doldán.
Sugirió que en todo momento el familiar o cuidador del adulto mayor, monitoree que coma adecuadamente y beba líquido y esté atento a los cambios.
Resaltó además el frecuente lavado de las manos con agua y jabón, antes de preparar los alimentos, antes de alimentar al adulto mayor, después de hacerlo y antes de entrar en contacto con éste.

También podría gustarte Más del autor