Alquileres en ciudades hacen palidecer a los de Nueva York

Ahora que en el mundo entero la gente se traslada a las ciudades y busca vivien­da, una cosa es clara: a la mayoría le costará pagarla.

Ahora que en el mundo entero la gente se traslada a las ciudades y busca vivien­da, una cosa es clara: a la mayoría le costará pagarla.

La remuneración media mensual en mano no cu­brirá el costo de comprar una residencia de 92 me­tros cuadrados (1.000 pies cuadrados) o alquilar una casa de tres dormitorios en alguna de las 105 áreas metropolitanas clasifica­das por el Índice Bloom­berg Global City Housing Affordability -sobre la base de una regla general de los bancos estadounidenses de que no se debe gastar más del 28% del ingreso neto en costos de vivienda-. Solo 12 ciudades serían considera­das asequibles si se gasta el 50%.

OBSTÁCULOS

La población enfrenta numerosos obstáculos, entre otros, las reglamen­taciones sobre uso urbano de la tierra, mercados de alquileres subdesarro­llados y la dificultad de obtener financiamiento, según Enrique Martínez-García, economista inves­tigador sénior del Banco de la Reserva Federal de Dallas que estudia los pre­cios inmobiliarios. Las so­luciones políticas a estos problemas no son claras, agrega.

“No tener acceso al cré­dito es un problema para desarrollar un mercado de la vivienda saludable”, dijo. “Pero abrirlo de­masiado rápido también puede ser un problema; en realidad, podría llevar a un episodio de expansión-contracción”.

ALQUILER

El índice de Bloomberg calcula cuán asequible es alquilar o comprar en cen­tros urbanos y suburbios. Las clasificaciones se ba­san en datos de las decla­raciones personales como el salario neto y las tasas de interés hipotecarias, compilados por Numbeo.com, una base de datos online de estadísticas ur­banas y rurales.

Desde 2012, 48 ciudades del índice de Bloomberg se volvieron menos asequi­bles, en tanto la asequi­bilidad mejoró en 51. (No hay datos históricos dis­ponibles para las 105 ciu­dades.) En nueve de las 10 últimas, el ingreso medio neto cayó, mientras que el ingreso en ocho de las 10 primeras creció en tanto los costos de los alquileres y las hipotecas bajaron.

También podría gustarte Más del autor