Amor, sueño y negocio con sabor a Italia

Enamorados del sabor a la cocina casera

Existen comidas que con solo un bocado logran trasportar a los consumidores a un viaje de espacio tiempo; ya sea para ir a un lugar que se sueña conocer en el futuro o a ese lugar especial del pasado en dónde una abuela, madre o padre cocinaban con el condimento esencial de lo casero, el amor. Una joven pareja de emprendedores, María Pia Hug de Belmont y Carlos von Lucken decidieron hacer una mezcla entre lo casero y el toque Italiano de las pizzas; creando así Bella Ciao Pizzas.

“Nos conocimos y unimos nuestros sueños complementandonos con este emprendimiento que estamos construyendo. Este es un rubro en el que ambos ya estamos hace años. Carlos hace años que tiene experiencia en la cocina y gastronomía, y yo por mi parte tengo experiencia en la parte administrativa de locales gastronóm ico s”, s e ñ a l ó Hug De Belmont.

Las pizzas más solicitadas son la Boscaiola con precios que van desde G. 70 mil, pepperoni G. 75 mil y la de camarones llega hasta los G. 100 mil. “Bella Ciao Pizzas va dirigida a un público variado ya que es un lugar agradable para ir con amigos, en pareja o en familia. La mayoría de la gente que va al local ronda entre los 25 a 50 años”, señaló Von Lucken. La marca nació por el amor a la cocina y el amor de ambos. Así empezó el sueño y el proyecto en septiembre del 2017, concretándose en Junio del 2018. La inversión realizada fue de G. 80 millones aproximadamente.
“Teniendo en cuenta que el local es propio, invertimos más en los cambios en la fachada, en los ingredientes, en la presentación de las pizzas, la carta y otros detalles. El nombre nace porque queríamos algo que nos relacione con Italia y sus raíces y así nace Bella Ciao recordando a Italia y a los partigianos en la época de
la segunda guerra mundial”, destacó Hug de Belmont.
Actualmente son 6 personas las que trabajan en la empresa. “Trabajamos juntos con el mismo objetivo que es brindar la mejor pizza y el mejor ambiente a los clientes. Emprender es un riesgo sin duda que trae al comienzo mucha incertidumbre pero animo a la gente a emprender, y seguir sus sueños. Porque no hay sacrificio más grande que trabajar en algo propio y amar lo que haces”, finalizó la propietaria.

También podría gustarte Más del autor