Greenpece reclama un cambio de mentalidad global hacia la economía verde

Madrid, 13 may (EFE).- La sociedad necesita profetas que dirijan el camino hacia una economía verde, la única solución de futuro para el planeta, señaló a Efe el director internacional de Greenpeace, Kumi Naidoo, que busca "nuevos narradores" para cambiar la historia de la humanidad.

"Este es el momento de detenernos y repensar la sociedad. Tenemos que hacer llegar el mensaje de nuestra dependencia energética alienante e insostenible", explicó Naidoo, activista desde los 15 años en su Sudáfrica natal, primero contra el apartheid y luego contra la pobreza.

Desde su responsabilidad actual, a cargo de Greenpeace en todo el mundo desde 2009, sostiene que "este es el desafío de comunicación mas importante de nuestros tiempos y estamos a punto de fracasar".

"Es una lucha de vida o muerte. Estamos destruyendo el planeta y no podemos mirar para otro lado", insistió tras explicar que en un circuito cerrado, como en el que vivimos, nadie puede escapar de las consecuencias de una mala gestión.

"No hay plan B porque no tenemos planeta B", sentenció Naidoo, de 46 años y sociólogo político por Oxford, donde pasó parte de su exilio sudafricano.

La evidencia de las consecuencias del cambio climático está en todas partes y el punto de no retorno es inminente. Solo en los últimos seis meses, dijo, "la fuerza de la madre naturaleza ha hablado muy claro y es mucho mas poderosa que el padre avaricia".

"Esta es una llamada de atención a los dirigentes políticos en todo el mundo. Hay que actuar con la urgencia que la situación necesita", apuntó.

Desde Greenpeace, fundada en 1971 como una organización anti nuclear, postura que aún mantienen, "no podemos respaldar partidos políticos, pero sí decimos a la ciudadanía, que no pueden votar por grupos que no tengan una clara visión de desarrollo energético que asegure tanto empleos como protección climática".

"Se ha perdido la fe en los políticos y se vota por el menos malo. Eso no es bueno para la democracia", cuya defensa recae también, reconoció, en las ONG como Greenpeace.

"Tenemos que hablar de justicia medioambiental y de justicia climática. Necesitamos nuevos narradores que hagan entender que esta es una responsabilidad de todos" dijo, y apuntó hacia los dirigentes religiosos como los nuevos abogados de su causa.

Según aseguró, todas las religiones conocidas hacen mención en sus escritos a la importancia de cuidar el medio ambiente.

"Hay que volverlo a contar", porque con una mejor interpretación, se hubieran desarrollado antes las energías renovables, mirando al cielo, que las que utilizan combustibles fósiles, que están escondidos bajo la tierra.

Sobre la próxima reunión del Clima, en Durban, Sudáfrica, casualmente la ciudad natal de Kumi Naidoo, el dirigente destacó que debe ser la COP (denominación genérica de las cumbres) de África y de la gente.

"Este es el momento de decir basta. La historia nos enseña que todas las grandes dificultades de la humanidad, como la esclavitud, los derechos civiles o el apartheid acabaron cuando la gente buena dijo &hasta aquí&".

Las nuevas generaciones, aseguró, van a juzgar duramente a los políticos y empresarios de esta época, los focos desde donde se apoya el consumismo desenfrenado e irresponsable de esta generación que se comporta como si fuera la última en habitar el planeta.

"Esa actitud no es aceptable", señaló.

El activismo social, como fuerza de contrapeso cumple aún un papel fundamental en negociaciones sin color político ni intereses económicos de las que depende el futuro de la humanidad, enfatizó.

Y como fuente de inspiración citó a Ghandi, visionario y profeta, "primero te ignoran , luego se ríen, después te atacan y finalmente, ganas".