Macri confirmó que va por la reelección en la Ciudad, pero que Pro tendrá un candidato para las presidenciales

Buenos Aires, 7 may (EFE).- El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, líder de la alianza conservadora Propuesta Republicana, anunció hoy que optará a la reelección en los comicios locales de julio, con lo que aparcó su candidatura presidencial.

"Después de mucha reflexión y debate, siento y estoy convencido de que el mejor lugar desde donde puedo hacer un aporte es desde la ciudad de Buenos Aires", dijo en un acto partidario celebrado en un club de un barrio porteño.

Macri se ofreció como "instrumento concreto al servicio de la unidad nacional" de la oposición al Gobierno peronista de Cristina Fernández, a quien las encuestas señalan como el dirigente político más popular del país en momentos en que mantiene silencio sobre si optará a la reelección en las presidenciales de octubre.

"Les pido que me acompañen en este nuevo desafío que es la reelección", para otro mandato por cuatro años al frente de la Alcaldía y "terminar lo que ya empezamos en la ciudad", dijo.

El alcalde de Buenos Aires confirmó así una decisión que había trascendido hace unos días y que complace a dirigentes que pedían que consolidara el poderío conservador en la capital argentina como plataforma para el resto del país.

Macri, expresidente del Boca Juniors, el club de fútbol más popular del país, aparece como favorito en las encuestas con vistas a los comicios del 10 de julio, cuando se elegirá alcalde y a los representantes de las quince comunas en las que se divide la capital argentina, además de renovarse la Legislatura municipal.

El líder conservador convocó a otras fuerzas políticas de la oposición a "no pensar en un proyecto individual", sino llegar a la "unidad" para hacer un frente común en las elecciones presidenciales del 23 de octubre próximo.

Sostuvo que a los opositores del Gobierno de Fernández los "une mucho más" cuestiones que "las que los separan" y les advirtió que "sin unidad va a ser muy difícil construir un país mejor".

También reclamó "no dejarse llevar por aquellos que buscan la cultura del enfrentamiento", en referencia al Gobierno de Fernández, a quien los dirigentes del Partido Justicialista (peronista) y los sindicatos le piden que formalice su candidatura a la reelección como jefa de Estado.

Según las últimas encuestas, Fernández es el dirigente político más popular del país con niveles de adhesión superiores al 50 por ciento y una intención de voto de más del 46 por ciento, con lo cual ganaría las elecciones presidenciales de octubre en primera vuelta.

Macri y Ricardo Alfonsín, candidato presidencial de la Unión Cívica Radical (socialdemócrata) e hijo del fallecido expresidente Raúl Alfonsín (1983-1989) tienen índices de popularidad de entre el 15 y el 20 por ciento, de acuerdo con los sondeos.

La oposición al Gobierno de Fernández aparece dividida sin visos de formar alianzas como las alcanzadas para las elecciones legislativas de 2009, cuando derrotaron al oficialismo peronista y le quitaron la mayoría que tenía en la Cámara de Diputados y el Senado.