Motivar el ánimo emprendedor

ACTITUD

Claudia Ocampos
cocampos@5dias.com.py

La falta de entusias­mo podría consi­derarse en la peor enfermedad al mo­mento de convertirse en emprendedor.

Así como dicen los exper­tos, "uno de los principales males de la economía ac­tual, es la falta de entusias­mo". Pues existen personas que quieren ser dueños de su negocio, trabajar por sus ideas, en definitiva, ser sus propios jefes; sin embargo, sólo un pequeño grupo de “valientes” logra pasar las barreras que se imponen.

La falta de conocimiento no puede ser considerado un límite, pues no es di­fícil adquirirlo durante el camino; con ganas, trabajo y apoyo, las cosas se van dando. Lo demuestran las cifras de los últimos años, que dan a las pequeñas y medianas empresas la de­nominación de “motor de las economías emergentes”, pues estas generan nuevos empleos y aportan gran parte del Producto Interno Bruto (PIB).

Por el contrario, los únicos dos elementos que pudie­ran obstaculizar el camino de una persona con ideas son: el financiamiento y las ganas. El primero está mu­cho más cerca de lo que al­gunos creen, pero lo grave es cuando falta lo segundo. Si no tienes entusiasmo, estás quebrado antes de si­quiera empezar.

La pregunta es ¿cómo ge­nerar ese ánimo que nece­sitamos para emprender?

UNA BUENA IDEA

Si tienes una buena idea, innovadora, has identifica­do una oportunidad o algo que podría dar buenos divi­dendos, y debe ser aprove­chado.

Piensa que si no constru­yes esa idea, cualquier otra persona lo hará. Alguien podría estar en algunos meses más disfrutando de lo que podría haber sido tu éxito.

MÁS DINERO

Crear tu propio negocio es una de las mejores maneras de obtener mayores ingre­sos. El potencial de ganan­cia y crecimiento económi­co es mucho mayor, y tienes la posibilidad de convertir­te en un reconocido empre­sario.

El derecho a equivocarse también es una cuestión de aprendizaje, pues nadie es perfecto, por lo que todos tenemos la posibilidad de fallar en alguno de nues­tros intentos.

Así lo han comprobado las grandes figuras empresa­riales de la actualidad, que tienen en común el haber pasado por varios fracasos antes de llegar a la cima del éxito. Por eso, uno debe dejar a un lado el miedo a emprender… y fracasar.
Por otro lado, la actitud de avanzar es posible conta­giar a otros.

El entusiasmo genera un efecto multiplicador. In­dudablemente la falta de ganas produce que otros se desganen, pero lo im­portante es también recor­dar que el ánimo produce más ánimo. Con ello, existe la posibilidad de ayudar a aquellos que te rodean e incentivar a un equipo para que te acompañe en la aventura.

La clave es pensar siempre que los proyectos resulta­rán.

CÓMO PENSAMOS ES CÓMO ACTUAMOS

Los coach siempre cuentan la historia de un general que in­tentaba expulsar a unos invasores de su país, pero sus solda­dos estaban desanimados por las trágicas profecías de un vi­dente.

Al enterarse, el general convocó a sus oficiales y les dijo que el cielo mostraría el resultado de la contienda. Así que tiró una moneda al aire diciendo que si salía cara ganarían, mientras que la cruz daba la razón al vidente. Al caer, la moneda mostró cara, lo que elevó el entusiasmo de los soldados, infundiéndo­les valor y ganando la batalla. Lo que ellos no sabían era que la moneda tenía cara a ambos lados.

La historia es clara: cómo pensamos, es cómo actuamos. Si quieres que tu negocio resulte, debes ver la forma de autoge­nerarte ese ánimo.

ACEPTAR EL RIESGO

El éxito de un emprende­dor depende en la acep­tación del riesgo como parte de la "emoción" del emprendimiento y planifi­car lo más inteligentemente posible para minimizarlo.

PLANIFICA TU INVERSIÓN

Desarrollar un plan de nego­cios que incluya presupuesto y una proyección de ventas ayudará a visualizar con ma­yor claridad las posibilidades de éxito y reforzar los puntos débiles para reducir el riesgo.

INVESTIGACIÓN PREVIA

Investiga otros negocios similares del sector, ana­liza su clientela, observa sus horarios y que servi­cios prestan. Compara lo que tú puedes ofrecer y realiza algunas encuestas.