Desafío Guaraní vuelve para su segunda edición

Los caminos paraguayos entrarán en escena con un renovado
recorrido en la segunda edición del Desa­fío Guaraní. El manejo téc­nico será
una de las claves, como así también la nave­gación por una variedad de suelos
que presentan los espectaculares terrenos naturales. Los pilotos ten­drán una
gran prueba en el segundo Dakar Series del año.

El recorrido del primer día presenta una serie de caminos
muy rotos que, en su mayor parte, están cu­biertos por densa vegeta­ción.
También se transitará por sectores arenosos, que pueden transformarse en barro
si la región se ve afec­tada por algunas lluvias. En el final, los
protagonistas se encontrarán con un sec­tor mucho más veloz sobre ripio y
tierra colorada, que por momentos se vuelve a internar en lugares de mu­cha
vegetación.

El primer periplo del De­safío Guaraní supera los 450
kilómetros de carrera, de los cuales 377 son cro­nometrados. Los pilotos no
tendrán tiempo a entrar en calor y el primer escollo será muy importante para
definir las posiciones de punta.

El segundo día será el cie­rre de la etapa maratón. Los
pilotos deberán admi­nistrar el potencial de sus máquinas. El parcial reco­rre
los primeros kilóme­tros sobre una pista muy angosta, luego el trazado se
vuelve algo más sencillo y las velocidades comienzan a aumentar.

Las zonas de velocidad controlada (DZ) serán cla­ves a la
hora de la clasifica­ción. En el final, la carrera pasa por caminos rápidos que
son ideal para exprimir toda la potencia de los mo­tores, aunque la concen­tración
será clave ya que un error a altas velocidades puede costar muy caro.

La tercera jornada de competencia será la más extensa del
Desafío Gua­raní cuando encare rumbo a Encarnación. La etapa alterna entre
tramos por caminos arenosos angostos y algunas pistas un poco más anchas que
permiten acelerar. Además, comen­zarán aparecer algunos sectores de campo
traviesa, en donde la correcta nave­gación por GPS será funda­mental para
lograr tiempos competitivos.

Al siguiente día, la cuar­ta etapa combina varios sectores
veloces con algu­nos tramos de navegación pura. Un parcial en el que los
pilotos deberán man­tener la concentración al extremo para evitar perder tiempo
en los cambios de ritmo.

La penúltima jornada ofrece un recorrido desa­fiante a
través de caminos de ripio que favorecen a las altas velocidades. Con poco más
de 510 kilómetros en total, será una prueba cla­ve antes del tramo final del
Dakar Series Guaraní.

Para el final del Desafío Guaraní, el recorrido será breve
pero no menos in­tenso. El cierre de la com­petencia será un tramo de 412,01
kilómetros de extensión, 174,10 de ellos cronometrados, con inicio y final en
Asunción.