Gran parte de la mano de obra sigue con carencias

SOCIEDAD AÚN NO SIENTE EL BUEN PASAR DE LA MACRO

La equidad en lo que se refiere a los ingresos que obtiene la mano de obra aún son bastantes des­iguales en el país, que a pesar de ser una de las economías que más ha crecido en los últimos años, ese buen pasar ma­croeconómico no llega a los bolsillos de la ciuda­danía.

Datos extraídos de fuen­te oficiales, como lo es la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos, dan fe de esta realidad. En los últimos 10 años, el diferencial que existe entre los sala­rios de directivos y altos miembros gubernamen­tales con un empleado de oficina o personas que se dedican a las actividades agropecuarias ha ido cre­ciendo de manera expo­nencial.

En el primer caso, la bre­cha es de unas 3 veces por encima; y en el segundo la caso la diferencia entre ambas puntas crece hasta ser casi de 5 veces supe­rior para los directivos.

Una forma de medir el desarrollo económico es a través del Producto Inter­no Bruto (PIB) per cápita, que tras un crecimiento económico que fue, en promedio, del 5% este indicador ha aumentado alrededor del 2% como media. Es decir que los re­cursos monetarios de los obreros no se han ajusta­do a los grandes avances en lo macro.

La tasa de desempleo al­canza actualmente el 5,3% y, según el Fondo Mone­tario Internacional (FMI) continuaría ascendiendo en los próximos años. Esto ha generado un gran nivel de informalidad, en donde la tasa de subem­pleo es del 19%.

La economía subterránea del país ha ido en aumen­to y según cálculos supera el 30% del PIB nacional, lo que en términos absolu­tos representa unos US$ 11.000 millones.

DestacadoEmpleomercadosituación