Las hipotecas son el contrato financiero más importante

El préstamo hipotecario es un termino bastante utilizado pero muy poco comprendido; no se lo ve como un producto sino casi como una deuda.

Su característica de hi­poteca lo convierte en un producto un tanto no muy comercializable ya que por la falta de conocimiento se suele caer en el error de considerarlo muy similar a un embargo aunque no lo es.

Pero para aclarar, un préstamo hipotecario con­siste en un contrato me­diante el cual se toma como garantía de un crédito un bien que generalmente es un inmueble. El bien per­manecerá en las manos del propietario mientras este cumpla con sus obligacio­nes; en caso contrario, el acreedor puede realizar la venta del bien para cobrar el dinero que prestó.

IMPORTANCIA

Es importante mencionar que este tipo de transac­ciones por lo general se realizan para la compra de una casa o algún inmueble, que suele implicar costos bastante elevados y de esta manera los pagos son mu­cho más prolongados .en plazo y cuentan con una tasa mucho más baja que los préstamos promedio

La garantía real del bien hipotecado dota de mayor seguridad a la operación, lo que supone menos riesgo para la entidad financiera, ésta es una de las caracte­rísticas de este préstamo

Se lo considera como uno de los contratos económi­cos más importantes para la persona o familia que los adquiere y se comprome­ten a cumplir con él, por su duración prolongada y el costo elevado del mismo .

TIPOS DE INTERÉS

El tipo de interés es el precio que las entidades cobran por prestar su di­nero. Los bancos pueden conceder préstamos hipo­tecarios a un tipo de inte­rés fijo, variable o mixto.

En el sitio web ‘finanzas­paratodos’ lo especifican de la siguiente manera:

– Interés fijo

El tipo de interés y por lo tanto la cuota mensual a pagar permanecen fijos durante toda la vida del préstamo. La ventaja de esta modalidad es que us­ted conocerá de antemano cuánto tendrá que pagar cada mes, sin preocuparse por las subidas y bajadas de tipos.

– Interés variable

El tipo de interés va­riable se revisa anual o semestralmente (en ocasiones trimestral­mente) y se ajusta a las condiciones de merca­do en ese momento, de acuerdo con algún índice de referencia.

– Interés mixto

En este caso, se cobra un interés fijo durante un período inicial (suele ser de entre tres y cinco años) que luego pasa a ser un tipo variable.

REQUISITOS

Las entidades bancarias conceden por lo general préstamos hipotecarios por un importe máximo que sea equivalente al 80% del valor de tasación de la vivienda o inmue­ble, siempre y cuando la cuota a pagar no sobre­pase el límite de endeu­damiento del 30-35% de los ingresos netos men­suales.

Pero hay factores va­riados a considerar por parte de los bancos, im­portantes para determi­nar la capacidad de pago, por lo que se realiza un estudio de viabilidad y le exigirán una serie de documentos al futuro beneficiado.

ADICIONALES

Pero en cuanto a los gastos o importes que se deben abonar para un préstamo hipotecario se podría mencionar algu­nos como que en algunos casos al precio de venta de la casa hay que añadir una serie de gastos aso­ciados a la formalización del préstamo hipoteca­rio, que siempre corren a cargo del comprador, y gastos de compraven­ta, la transacción, do­cumentos en notarías, verificar y registrar la compra, impuestos sobre la construcción, seguro de daños al inmueble, por citar algunos a te­ner en cuenta a la hora de calcular el costo del préstamo hipotecario.

contratoEducaciónhipoteca