Urge cambiar la matriz energética nacional

Por José Zalazar
jzalazar@5dias.com.py

El sector manufacturero nacional tiene un gran margen de oportunidades de modificar su matriz de consumo con base en una transición hacia el uso de la electricidad de aquí a 2040, considerando el potencial energético del país, ayudando a incrementar sus niveles de productividad y competitividad, a la vez de propiciar la creación de fuentes de trabajo.

EL GISE

De acuerdo con un análisis del Grupo de Investigación en Sistemas Energéticos (GISE), el segmento industrial depende actualmente en gran medida de la explotación de fuentes no renovables de energía, como la leña y el carbón, que representan el 86%, mientras la hidroenergía no llega al 10%.

PROYECCIONES

El grupo de expertos, dependientes de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), proyecta un escenario en el que la energía eléctrica podría abastecer al 40% del consumo total energético en ese horizonte temporal, para reemplazar la utilización de biomasa y derivados como principal fuente en todos los sectores.

El GISE partió del hecho de que en 2023 Itaipú cancelará su deuda y se podría disponer efectivamente del 50% del valor de la energía que le corresponde al país.

Para el cálculo del potencial máximo se asumieron mejoras en la eficiencia en el consumo, la distribución y la transmisión. Para llegar a los resultados, en el estudio se desarrolló un laboratorio computacional basado en un modelo energético bottom-up.

 

 

 

OPINIÓN

Según Gerardo Blanco, integrante de GISE, la energía como tal puede ser comparada con el dinero, ya que por sí misma no produce nada, pero puede ayudar a producir, que es lo más importante. Por su parte, en una anterior visita a los estudios de 5días Christine Folch, experta en el tema de la Universidad de Duke, había señalado que las hidroeléctricas paraguayas son peculiares, debido a que son un monopsonio, es decir, en el caso de Itaipú, el Paraguay solo puede vender energía al Brasil y viceversa.

2023economíaenergíaParaguay