FMI estima crecimiento del 4,25%

Destacan la política económica prudente

El equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezado por Bas Bakker, jefe del departamento responsable del hemisferio occidental, finalizó su visita por el Paraguay la semana pasada y estimaron que el Producto Interno Bruto (PIB) del Paraguay crecerá en torno al 4,25% al cierre del 2018.

“La economía del Paraguay sigue teniendo buen desempeño, a pesar de un entorno externo menos favorable”, comentó Bakker.

Asimismo, el representante del FMI dijo que la inflación se encontrará cerca del 4%, dentro del rango objetivo del Banco Central del Paraguay (BCP). El representante de la misión del FMI manifestó que si bien el auge de los precios de los commodities exportados por el país fue un factor importante para generar crecimiento en los últimos años, destacaron también las políticas macroeconómicas prudentes del gobierno como un factor clave.

Entre las recomendaciones del FMI para el gobierno entrante, el técnico habló de la importancia de creer un entorno propicio para la inversión del sector privado abordando grandes brechas de infraestructura a través de asociaciones público-privadas, así como mejorar en términos de gobernabilidad y transparencia institucional.

Consultado acerca de la situación actual de la deuda pública del Paraguay, Bakker manifestó que el endeudamiento alrededor del 20% del PIB es un nivel bajo comparado a otros países de la región.

“Para un país en desarrollo como el Paraguay, ese nivel de endeudamiento es bastante prudente. La desventaja de apuntar a niveles aún más bajos de endeudamiento es que habría menos posibilidad de gastar en inversiones”, agregó el representante del Fondo.

“No solo importa el nivel de deuda, sino que también importa el usa del dinero”, agregó Bakker. “Si uno presta para inversiones productivas es menos problema que si uno presta para contratar más funcionarios públicos”.

En lo que respecta al desarrollo económico inclusivo, Bakker explicó que es esencial mantener un alto nivel de crecimiento. “Si se generan más puestos de trabajo para las personas pobres, su ingreso se eleva y disminuye la brecha salarial”, explicó.

bas bakkercrecimientoDestacadodeuda públicaFMIinflaciónPIB