El auge del cultivo sin tierra llegó al Paraguay

De un tiempo a esta parte los cultivos hidropónicos (sistemas de cultivo de plantas sin suelo)  fueron ganando adeptos, teniendo en cuenta que esta técnica de producción no requiere agroquímicos. OrganicFresh, es una huerta urbana hidropónica, gestionada familiarmente, en el barrio Pa’í Ñu Ñemby, empezó siendo un hobby y ahora se convierte en un negocio rentable que tiene su origen en el patio trasero de la casa.

La huerta fue ideada por Amílcar Noguera, de profesión periodista y su señora Karen Darmanas, contadora de profesión.

“Es un sueño que siempre tuve, soy hijo de campesinos, siempre estuve rodeado de plantas y de ahí nació la necesidad de tener una huerta, pero me hacía la pregunta ¿cómo tener una huerta en zona urbana?  Era algo un poco complicado, pero después empecé a investigar, hice un curso, no tenía idea de cómo desarrollar más que las ganas y el deseo de hacer algo”, indicó Noguera.

En junio de 2017 empezó a hacerse realidad, lo que era un sueño de realización personal, de emprender algo que pueda ser útil a la comunidad, a la familia y lograr un ingreso complementario. La inversión realizada por Amilcar fue de G. 75 millones para poner a punto el invernadero que necesitaba para cultivar principalmente lechuga, de diversas variedades.

“Así nació este emprendimiento, iniciando desde “0”, no sabiendo si seríamos capaces de administrar algo nuevo para la familia. Empezamos a construir el primer invernadero, con ayuda de tutoriales de YouTube, hicimos un curso de hidroponía y arrancamos la aventura. Para el mes de octubre de ese año logramos nuestra primera cosecha de 500 plantas de lechugas, que para sorpresa nuestra fue vendida en una semana, en un espacio de 50 metros cuadrados.

A un año del inicio la capacidad del invernadero se amplió para 4400 plantas, con una capacidad de producción en proceso durante los 365 días al año, no dependiente del clima, lo que nos permite contar con productos para la venta durante todo el año. La capacidad de venta mensual alcanza un promedio de 2000 plantas al mes que se entrega directamente al consumidor, sin intermediación.

Es decir puerta a puerta, o bien los clientes llegan hasta la huerta para llevar sus productos. “Es una huerta pequeña en Ñemby, la hidroponía nos ofrece 100% el aprovechamiento de los espacios, uno puede racionalizar el uso del agua con el fin de no desperdiciar nada y por sobre todo ofrecer un entorno amigable con el medio ambiente, sin uso de pesticidas y la mejor calidad en productos de verdeo a nuestros clientes”, indicó Noguera

Destacado