Millones invertidos para resguardar producción

Cortes de energía ponen en riesgo a fábricas

David Chamorro
@_davidchamorro

En esta época del año, a pleno verano, altas temperaturas y un sistema insuficiente de administración energética, las pérdidas que generan los cortes de luz, tanto para residenciales como empresarios, en materia de maquinarias, artefactos del hogar, procesos y equipos, son cuantiosos.

Si bien la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) cuenta con un plan de contingencia que abarca mantenimiento, despeje y limpieza de líneas, más la instalación de nuevos transformadores, usuarios siguen experimentando cortes de energía constantes.

Respecto al último punto, según mencionó el ingeniero Gabriel Cuevas, de la División de Distribución de la ANDE, “en este 2019 está previsto hacerse el cambio de las líneas convencionales desnudas a líneas protegidas en seis zonas grandes de Asunción; con esto mejoraría totalmente la situación en torno a los cortes de luz”.

IMPACTO NEGATIVO
No obstante, las pérdidas que puede generar a los industriales un corte de luz, se traduce en millones de guaraníes, o inclusive dólares, si afectan a cadenas de producción, maquinarias, y mano de obra parada.
Según el presidente de la Cámara Paraguaya de Carnes (CPC), Juan Carlos Pettengill, hasta el momento no han tenido mayores inconvenientes desde el sector cárnico pero, “cuando se dan estos cortes, afecta directamente en la producción. Perdemos esa hora u hora y media en las cadenas. También, los pestañeos llegan a quemarnos las bombas y algunos motores”. Pettengill acotó que para salvaguardar estas situaciones, varias plantas del sector realizan importantes inversiones en materia de generadores que rondan los US$ 2 millones.

PÉRDIDAS
En conversación con Erno Becker, presidente de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos (Capainlac), explicó que un parpadeo o un breve corte de minutos puede originar unos 400 litros de leche perdida en una fábrica. “Tanto los cortes como los parpadeos perjudican enormemente a las industrias, sobre todo a las más delicadas como las productoras de leche, jugos y alimentos”, expresó Becker.
Aclaró que un simple parpadeo apaga los sistemas computarizados y supone en muchos casos su reinicio; en el proceso del restablecimiento del sistema se pierden miles de litros de leche.
Esta situación obligó a industriales a realizar una inversión en sistemas de alimentación ininterrumpida y generadores que oscila los US$ 1 millón. Becker señaló por último que, estos equipos alternos de energía generan un sobrecosto de G. 35 millones en épocas de cortes.