Preocupa concentración de estaciones

Decisión final está en manos de municipios

“Hay preocupaciones con el tema de que las estaciones están muy cerca, a veces una frente a la otra. Esa situación está neta y exclusivamente a cargo de la municipalidad”, explicó Juan Paredes, coordinador de fiscalizaciones de combustibles de la Dirección General de Combustibles, al ser consultado acerca de la concentración de bocas de expendio en una superficie pequeña.

Paredes señaló que desde el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) dan la habilitación en materia técnica a las estaciones de servicio si tienen el visto bueno de las municipalidades, pero que están conscientes de los problemas que podría acarrear que las mismas se encuentren juntas.

“Por más de que hoy en día las estaciones de servicio reúnen todos los requisitos de seguridad, estamos viendo la posibilidad de charlar con las municipalidades para encontrar una solución, porque la verdad es que no es muy conveniente que estén muy cerca”, dijo Paredes. “Debe haber un espacio de por los menos un kilómetro”.

SECTOR PRIVADO

El representante de la Dirección General de Combustibles comentó que el trabajo de fiscalización de combustibles se realiza generalmente sin problemas por parte de los representantes de emblemas privados, que ven el beneficio en el control.

“La Apesa (Asociación de Propietarios y Operarios de Estaciones de Servicios y Afines) está a favor que se hagan los controles y se verifiquen las estaciones. Ellos se sienten seguros cuando ven que el producto que están recibiendo de las empresas distribuidoras de combustibles está en condiciones”, detalló Paredes.

GAS

En su rol como director del área de GLP (gas licuado de petróleo) añadió que durante las visitas de fiscalización a las estaciones de servicios, representantes del MIC también se encargan de inspeccionar las condiciones de las garrafas de gas a la venta.

Paredes explicó que por reglamento las compañías fraccionadoras de gas deben revisar las garrafas cada cinco años. “Hay aproximadamente 2 millones de garrafas en circulación, de las cuales un 60% ya están verificadas y empadronadas, por lo que el riesgo a la fecha ya se ha reducido” dijo el director.

COMBUSTIBLESDestacadofiscalizaciónglpMIC