Cuidemos al Conacyt (Parte II)

¿Quién decide qué es útil o no?
El Financiero
STAN CANOVA
@STANCDV
Analista Financiero

Semanas atrás hablaba sobre la preocu­pación que se daba sobre el cuidado del uso de fondos que otorgaba el Conacyt donde recalcaba que había sospechas de un abuso de la buena fe del Presidente y los Miembros del Consejo. Mi principal queja es que no se puede usar fondos que están destinados al conocimiento, ciencia, tecnología a simplemente hacer propaganda ideológica/apología.

Leí también un artículo del Dr. Cubilla quien pongámosle como un Investigador Clase A. El problema/queja no va contra los investi­gadores Clase A sino a lo que se presentan como Clase A y en nombre de la ciencia reciben -no millones- sino miles de mi-llones por trabajos que dudosamente serán realmente útiles para la comunidad. No leí nada sobre esta queja en su descargo.

Ahora… ¿Quién decide qué es útil o no? El Conacyt debería priorizar los temas/áreas/ sectores que deben ser priorizados y tam­bién imponer un control de calidad sobre los trabajos caso contrario los estafados somos todos nosotros quien al fin del día pagamos eso con nuestros impuestos vía la cuenta fiduciaria gestionada por la AFD.

La ciencia e investigación es algo aún incipiente en Paraguay y debe ser apoy­ada y también controlada en su ejercicio porque “no algo es ciencia por que su autor lo diga” con la excusa de que “sigue el método”. Seguir el método pero con con­tenido malo lo convierte en #JunkScience eliminando los detalles suficientes para llegar a las conclusiones deseadas al tiem­po de que se conserva lo suficiente para mantener un aura de autoridad científica.

A todo lo demás expuesto agregar transparencia presupuestaria (uso de fondos y límite de distribución para cada rubro) , quien son los pares científicos (perfil) y publicación de las resultas para hacer que la comunidad proacadémica este conforme.