“El árbol es el IRP, y el bosque la recaudación”

Pedro Fadul, apunta a un mejor planteamiento en los impuestos

David Chamorro
@_davidchamorro

Dentro de las varias modificaciones que se plantean en la reforma tributaria, los ajustes correspondientes a impuestos son los que actualmente crean mayor controversia por el impacto posterior que pudiera darse en la economía. Algunos referentes disciernen en la aplicación de ciertas tasas, o aumento de rangos, inclusive en la aplicación directa de ciertos tributos como el IRP.

Es la postura que mantiene el excandidato a presidente de la República y máster en administración, Pedro Fadul, quien afirma que la derogación del Impuesto a la Renta Personal sería la mejor alternativa. “Algunos piensan que el IRP es solamente formalizador y esto es mentira, ya que en los últimos 15 años se ha visto el poder recaudatorio del mismo”, señaló.

DEDUCCIONES
Apuntó que gracias a ese impuesto “la gente exige facturas”, entonces las empresas se formalizan por medio de este sistema y, “es ahí donde se recauda la mayor cantidad de dinero: en las empresas, no en el IRP”

“Cuando la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) dice que los más ricos del Paraguay no tributan nada en su IRP, hay mala fe. ¿Por qué no tributan nada? Porque en el 2004 logramos que las inversiones sean deducibles del impuesto. Es decir, si mi empresa posee una utilidad de G. 100 millones en el año y esto lo reinvierto en mi propia compañía o en otra, entonces es deducible como un gasto cualquiera pero, es mucho más productivo porque en lugar de gastar, se invierte y esto posee un efecto multiplicador”, explicó.

Acotó que lo más grave que se pretende plantear en la reforma tributaria es la eliminación de las deducciones en las inversiones. “Con esto van a desestimular las inversiones y, al quitar la deducción es una manera tramposa de aumentar la tasa del IRP. Creo que esta fue la peor estrategia política del gobierno actual pero, sigo confiando en la capacidad de diálogo”, mencionó.

El empresario expresó que a la burocracia pública le cuesta entender que el 90% del mérito del crecimiento económico del Paraguay en los últimos 15 años -que según él “sacan pecho mundialmente en cuanta reunión exista”- se debió a la deducibilidad de las inversiones en las declaraciones del Impuesto a la Renta Personal. “El simple hecho del tratamiento de la reducción o eliminación de deducibilidades agrega incertidumbre y enlentece la economía”, agregó.

RECAUDACIONES
“Ven el árbol y no el bosque. ¿Por qué los separan? El árbol es el IRP; el bosque es la recaudación total”, apuntó Fadul, plasmando dos ideas principales, que según el mismo, fueron base fundamental para el incremento de las recaudaciones y el crecimiento.

“En el 2004, con un país al borde del default y, que desde entonces no ha dejado de crecer a un ritmo que fue la envidia regional y multiplicó por seis las recaudaciones del Estado, logramos elaborar dos ideas tremendamente audaces que demostraron funcionar. Por un lado, si queremos recaudar más, ¡bajemos los impuestos! En ese año bajamos el Impuesto a la Renta de 30 a 10% ante la incomprensión del 99% de la gente; al año siguiente ya recaudamos el doble y hasta hoy la recaudación no deja de crecer. Por otra parte, necesitamos más empleos, más empresas y más inversiones. ¿Queremos que la gente invierta en empresas y produzca bienes y servicios, además de generar puestos de trabajo? Hagamos deducibles del IRP todas las inversiones”, especificó.

Sumó a esto que, es muy probable que no se obtenga recaudación mediante el IRP pero, se logrará mayor formalización, reinversión en empresas y con esas firmas se recaudará diez veces más de lo que no se percibe. Explicó que la recaudación récord a marzo, por parte de la SET, que llegó a los G. 3.1 billones y superó ampliamente a la recaudación del 2018 que data de G. 2.6 billones, habla de un ingreso promedio mensual de G. 1 billón en los tres primeros meses del 2019, que es resultado de las políticas tributarias ya instaladas a nivel país.

“Récord tras récord de recaudaciones cada mes durante los últimos 15 años, no fueron suficientes para convencerles de la importancia de las deducciones de las inversiones. Van a cambiar lo que mejor ha funcionado. Y lo más triste es que, sin haber mejorado un gramo el gasto público y los servicios públicos”, finalizó.

Destacado