Roma, viaje a la ciudad eterna

El municipio más poblado de Italia

Roma es una ciudad con 2.857.321 habi­tantes, capital de la República Italiana. Así como cuenta con una cantidad importante de habitantes, la cantidad de turistas es aún mayor, para la pequeña ciudad.

No importa en qué tempora­da vayas, siempre está reple­ta de turistas. En el fondo es un problema, ya que uno no puede andar tranquilo en las calles, además cabe destacar que Roma solo cuenta con dos líneas de trenes (muy poco para la cantidad de tu­ristas que recibe), le resulta un poco complicado seguir construyendo nuevas líneas de trenes a causa de las rui­nas que se encuentran ente­rradas.

Los precios para utilizar el transporte público va­rían según la duración que necesites. Estos son válidos para viajar ilimi­tadamente en el metro, autobús, y tren dentro de Roma.

  • Billete de 24 ho­ras – €7.00
  • Billete de 48 ho­ras – €12.50
  • Billete de 72 ho­ras – €18.00
  • Billete semanal – €24.00

Fundada en 753 a.C., du­rante tres milenios fue una historia de la humanidad de la metrópolis, corazón de una de las más importantes civilizaciones antiguas, que influyó en la sociedad, cul­tura, idioma, escritura, arte, arquitectura, filosofía, reli­gión y mucho más.

Roma, el corazón del cris­tianismo y la única ciudad del mundo que alberga a un Estado extranjero: la Ciudad del Vaticano, que se encuen­tra bajo el poder temporal del Papa.

Roma es una ciudad con mu­chísima historia y belleza, por lo cual sería recomen­dable que puedas visitarla y dedicarle más tiempo en comparación a otras ciuda­des, pero si no cuentas con el tiempo suficiente te reco­mendaría que al menos es­tés por dos días completos, un día para conocer toda la parte del Coliseo y alrededo­res, y otro día para conocer exclusivamente el Vaticano.

Roma es la ciudad que ha dominado el mundo, sus iglesias, monumentos, pla­zas, junto con la gran gastro­nomía y calidez de las perso­nas, la convierten en una de las ciudades más visitadas del mundo.

Hoy en día Roma exhibe una modernidad combinada con una antigüedad única, en contraste con una infinidad de ruinas arqueológicas y edificios emblemáticos con miles de años de existencia.

  1. FUENTE DE TREVI

Cualquier viaje a Roma esta­ría incompleto sin una visita a la Fuente de Trevi, ya que es uno de los principales atractivos de la ciudad.

La imponente obra maes­tra barroca de Nicola Salvi presenta una estatua de mármol de Neptuno en el centro, rodeada de tritones. La tradición dice que uno debe arrojar una moneda a la fuente pidiendo un deseo, el cual se cumplirá en el fu­turo.

Te recomendaría ir tempra­no por la mañana o tarde por la noche, cuando las multitudes se dispersan.

  1. EL COLISEO ROMANO

EL Coliseo es impresionan­te, toda la historia que tiene es maravillosa, sin duda de­bes ir a conocerlo, y con un guía, ya que sin uno no en­tenderás nada de lo que hay dentro, y es un monumento que merece la pena.

Es el símbolo más recono­cido internacionalmente, el Coliseo Romano tiene una larga y sangrien­ta historia. Construido entre 72 y 80 d.C., ¿se pueden imaginar? ¡Tan en solo 8 años! Fue inau­gurado en 80 d.C., con combates de gladiadores y peleas de animales. Fue el anfiteatro más gran­de del Imperio Romano y aún el anfiteatro más grande jamás construido en el mundo. Se cree que cabían hasta 50.000 per­sonas dentro.

El Coliseo Romano, decla­rado Patrimonio de la Hu­manidad por la Unesco, ha formado también parte de la lista que destacan las Siete Maravillas del Mundo.

Hoy en día casi 4 millones de personas lo visitan anual­mente. Debes comprar los tickets con anticipación o prepararte para esperar una fila muy larga. Un ticket combinado incluido un guía para visitar el Foro Romano, el Coliseo y la Colina Palati­na te permitirá acceder a los tres sitios saltando las filas, los precios van desde €30.

  1. EL FORO ROMANO

El Foro Romano es el foro romano más antiguo y fue el centro de la vida política, económica, cultural y reli­giosa. El sitio se remonta a alrededor de 500 a.C.

Al entrar en el enorme pre­dio arqueológico y pasear por las ruinas, casi se puede imaginar a los ciudadanos de la Antigua Roma cami­nando por las calles empe­dradas.

  1. MONTE PALATINO

El Palatino es una de las siete colinas de Roma y es considerada la parte más antigua que fue habitada en la ciudad. Se encuentran los asentamientos humanos palatinos en el siglo 10 a.C. El monte se encuentra jus­to antes de ingresar al Foro Romano, no te preocupes ya que sí o sí pasarás por ahí y podrás conocerlo.

  1. BASÍLICA DE SAN PEDRO

La Basílica de San Pedro en el Vaticano en Roma es la iglesia conmemorativa del apóstol Simón Pedro. Es el centro religioso del estado independiente de la Ciudad del Vaticano y una de las siete iglesias de peregrina­ción para los católicos, pero incluso los no creyentes pueden apreciar la majes­tuosidad arquitectónica de la iglesia. Tiene una capaci­dad para 20.000 personas, convirtiéndola en una de las iglesias más grandes e im­portantes del mundo.

El ingreso a la Basílica es gra­tuitito, pero tienes que saber que la fila es bastante larga, comprando un ticket con un guía incluido, te es válido para ingresar al Museo del Vaticano, la Capilla Sixtina y la Basílica, saltando todas las filas, los precios van des­de €50.

  1. MUSEO DEL VATICANO

Fácilmente podrías pasar un día entero explorando el área del Vaticano. Comienza en la Piazza di San Pietro, que fue diseñada para que pareciera como dos brazos extendidos para así abrazar a las personas.

Además de la Basílica de San Pedro, hay que visi­tar el Museo del Vaticano, que contiene la parte más famosa: La Capilla Sixti­na de Miguel Ángel (den­tro de la capilla no está permitido tomar fotos), además alberga princi­palmente colecciones de arte papal y se encuen­tran en el territorio de la Ciudad del Vaticano.

Es uno de los museos con una de las colecciones más importantes y grandes del mundo.

  1. CAPILLA SIXTINA

La Capilla Sixtina es una de las capillas del Palacio Apostólico y es la residen­cia oficial del Papa. Alberga algunas de las pinturas más famosas del mundo. Su nombre hace referencia al papa Sixto IV, bajo el cual fue construida entre 1475 y 1483. El 15 de agosto de 1483, la capilla fue consa­grada.

La fama de la Capilla Sixti­na se debe principalmente a su decoración al fresco, y especialmente a la bóveda y el testero, con El Juicio Final o El Juicio Universal, ambas obras de Miguel Án­gel. Más de cinco siglos des­pués, los frescos de Miguel Ángel siguen atrayendo a multitud de visitantes a la capilla, y son considerados una de las obras cumbre de la historia de la pintura.

  1. EL PANTEÓN DE AGRIPA

Aunque el nombre hace referencia a un templo para todos los dioses, el Pan­teón es en realidad el lugar donde se encuentran ente­rrados los reyes de Roma y otras figuras. Fue construi­do entre 118 y 128 a.C.

Tuvo la cúpula más grande del mundo medida por su diámetro interior, y es uno de los edificios mejor con­servados de la antigüedad romana.

  1. PIAZZA NAVONA

Es uno de los espacios pú­blicos más populares de Roma. Está llena de restau­rantes, terrazas, heladerías, tiendas de recuerdos.

El arte barroco de la ciu­dad se exhibe aquí, no te pierdas de disfrutar un pequeño rato de la plaza y disfrutar de las actuacio­nes de diferentes artistas callejeros, como magos y bailarines, que actúan a cualquier hora del día.