¿Son importantes los buenos pensamientos en la rutina?

Estimulación temprana ayuda a manejar las emociones

La salud mental es tan importante como el estado físico, por ello es necesario invertir tiempo en cuidarla. Según de­finiciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un estado de bienestar a nivel social, psicológico, donde el in­dividuo es una persona capaz de satisfacer sus necesidades y las de su entorno inmediato.

La psicóloga Gloria Petters ex­plicó que la persona que goza de una buena salud mental es la que puede autoabastecerse, manifestar un bienestar a ni­vel comunitario, trabajar, sol­ventarse y vivir en una forma armoniosa.

“El cerebro necesita recibir informaciones básicas, un cerebro bien alimentado nos va a hacer trabajar permanentemente bien. El estado físico se nutre de ali­mentos de buena calidad y el estado mental se abas­tece de pensamientos”, señaló la especialista.

Por otro lado, comentó que es necesario trabajar la inte­ligencia emocional con pen­samientos positivos, lo que empieza a temprana edad y será el sustento en la adultez.

“Algunos teóricos dicen que hasta los 6 o 7 años se recibe la salud mental y el equilibrio emocional, de ahí la impor­tancia de tener una buena niñez para el manejo de las emociones”, agregó Petters.

CONSEJOS

Para llegar a tener una buena salud mental, la especialista aconsejó la alimentación ba­lanceada con frutas y verdu­ras, además de llevar a cabo una actividad física diaria de forma permanente. Asistir a eventos con la familia, la pare­ja y las amistades es necesario.

“Hay que mantener el vínculo permanente que propicia una buena actividad mental, amistades que nos

mantengan con alegría, la socialización es muy importante dentro de la higiene mental. Las horas de

sueño también son necesarias para que las personas tengan un  momento para regenerar los

centros emocionales y nerviosos”, destacó.

ANTE UNA PROBLEMÁTICA

Por otra parte, la psicóloga precisó que  existen muchas salidas si surge un problema.

“El manejo de los conflictos y las circunstan­cias en nuestra vida van de la mano con algunas de las deci­siones que tomamos, primero tenemos que manejarnos a nosotros para intentar mane­jar lo que esta fuera. La mayo­ría de los problemas están en el modo hacer y no en el modo ser”, afirmó Petters.

LOS DEPORTISTAS

En cuanto al cuidado de la sa­lud mental en los deportistas, la experta precisó que estos trabajan de forma conjunta con nutricionistas, psicólogos y equipo técnico.

“Todo lo que se hace a ni­vel de proceso psicológico se ejecuta a nivel de con­ducta finalmente y eso es lo que hace que haya una mejor adherencia a su en­trenamiento, a su meta de­portiva. Ante un desgaste emocional y mental, se tra­baja con lo que significan las variables psicológicas básicas involucradas a las prácticas de ese ejercicio, la atención, la concentración y la motivación”, señaló.

Finalmente, aseguró que esos aspectos psicológicos pueden tener un compromiso a la hora de que el deportista piense qué hace en el deporte, qué quiere y a dónde llegará.