Amigos invierten para potenciar la comunicación

Experiencia fue clave para su emprendimiento

Matías Glickman y Santiago Albe­rio decidieron emprender en un rubro en el que ya tenían experiencia y donde podían explotar todo su potencial. De esa forma nació Nord, una desarrolladora de agencias publicitarias In-House espe­cializada en Paraguay.

Nord está dirigido al sec­tor empresarial, específi­camente a los grupos que manejan varias marcas/ productos y necesitan nuclear la capacidad de respuesta de todas ellas en un solo equipo.

Explicaron a la vez que hace un tiempo encontraron una oportunidad importante dentro del mundo de la co­municación publicitaria. “Las empresas necesitaban respuestas cada vez más rápidas; el esquema tradicio­nal de las agencias se había vuelto lento, caro y los estu­dios/boutiques creativos no daban respuestas suficientes. Eso nos llevó, a mediados del 2018, a abrir Nord”, indicaron.

La inversión fue de alrededor de G. 70 millones para poder arrancar y actualmente ya trabajan 10 personas en el emprendimiento, las cuales trabajan en dos unidades ac­tivas para una multinacional. Además trabajan part-time con varios diseñadores fre­elancers que los ayudan en proyectos de menor enverga­dura.

FORTALEZAS

Matías comentó que la rapi­dez y a eficiencia con la que trabajan son sus principales virtudes, generando de esa forma un vínculo empático y real entre el cliente y el equi­po de colaboradores.

“Creo que elegir a la gen­te indicada es algo que afecta a todo el rubro, no solo a nuestro negocio, es por eso que hacemos mu­cho énfasis en buscar a la persona correcta para el puesto correcto”, señaló Glickman.

Nord es una marca joven y hoy día los emprendedores buscan principalmente posi­cionar a la empresa, ajustan­do la identidad y de esa forma afianzarse en el mercado.

“El hecho de emprender algo nuevo no es para todo el mundo porque requiere una convicción y un com­promiso total. No es nuevo esto que estoy diciendo, sin embargo, creo que hay un nivel de satisfacción que es directamente proporcional a ese esfuerzo, tiempo y dinero que uno invierte. Al final del día podés sentarte, soltar el celular, quedarte en silencio y decir “estamos haciendo cosas”, concluyeron.