Hermanos implantan el sabor de Filadelfia

Santa Mónica

Los hermanos Carolina y Gianfranco Doria provienen de una familia con cultura culinaria. Tras un viaje que realizaron a Filadelfia (Estados Unidos) descubrieron el cheesesteak, popular en aquella zona. Con este producto como bandera inauguraron Santa Mónica.

¨Siempre tuvimos el sueño de tener algo propio y nuestros padres nos animaron a eso, es por eso que decidimos a invertir, sabiendo muy bien que tendríamos riesgos, días buenos y malos, pero las ganas de ofrecer algo diferente fueron mayores a cualquier miedo”, expresó Carolina.

Johanna, hermana de los propietarios, y Angela, iniciaron anteriormente en el rubro de los trucks, ofreciendo una variedad de alimentos y hoy día albergan a Santa Mónica. “Ellas nos motivaron a emprender en el rubro gastronómico, a esto le agregamos la buena recepción que tuvieron los cheesesteaks en el país”, dijo Gianfranco.

Este alimento oriundo de Estados Unidos es el corazón de su negocio y consta de cebolla caramelizada y un baño de queso cheddar, tiene un costo de G. 25.000. En su menú se encuentran también pizzas de varios sabores desde G. 35.000.

A esta carta inicial con el tiempo le han agregado mayor variedad y comenzaron a ofrecer lomipizzas, y calzones, además de panchos y superpanchos. “Con nuestra carta apuntamos directamente al consumo familiar, jóvenes, incluso personas vegetarianas, y estamos pensando ampliar el menú para celiacos”, subrayó el emprendedor.

En Santa Mónica trabajan actualmente tres personas, y como la tradición de alimentos proviene de familia utilizaron a alguien de ella como inspiración para el nombre. “La madrina de Gianfranco, Mónica, es una tía que tuvo restaurantes exitosos en España, y en honor a ella bautizamos así al negocio¨, recordó Carolina.

Los emprendedores coinciden en que el distintivo en su oferta apunta al sabor. ¨Brindamos un sabor único, contamos con un precio accesible, y a esto, como familia que somos buscamos brindar un ambiente cordial, mediante la atención”, resaltó Gianfranco.

Dentro de las dificultades, como cualquier negocio se encuentran las inclemencias temporales, y por sobre todo los periodos largos durante el invierno en donde las ventas decaen.

A futuro buscan expandir sus trucks a nivel nacional, ¨Creemos que todos en el país deben tener a su alcance un cheesesteak, una pizza o un calzone, y buscamos seguir agrandando el menú¨, destacó la emprendedora.

Carolina expresó que si bien el emprendedurismo tiene sus riesgos, es un campo más que desafiante. “Lo más positivo de todo es llegar a conocerte mejor como persona, aprendés nuevas cosas en las que no sabías que eras bueno, descubrís si podés buen líder y a tomar responsabilidades. Lo más importante de todo es tener pasión y visión en lo que estás haciendo”, concluyó.

FIladelfiaSanta Mónica