Negocios picantes con toque nacional

Combinación de sabor y color se ha vuelto un rubro rentable

CAMILA MONGELOS
cmongelos@5dias.com.py

El picante es un con­dimento antiguo que no pasa de moda y se mantiene en el mercado. Son muchos los paraguayos que disfrutan del picor en la boca, es por ello que se ha convertido en un negocio para varios emprendedores el ofrecer un producto innovador con el ají nacional.

Artisan, una firma que creó el producto denominado “Picante de Copetín” fue fun­dada en el 2016 por un grupo de amigos, profesionales y amantes de la gastronomía, que se dedica a la elaboración y comercialización de pro­ductos alimenticios artesa­nales. Actualmente lograron producir de manera masiva sus picantes sin perder su sabor original. “Vemos que hoy día el consumidor no solo consume, sino también socializa y se divierte con la gastronomía, lo que hicimos fue combinar ingredientes muy nuestros como el Kyýi, la Caña Paraguay, Miel de Caña, Guayaba, Mburu­cuyá para proporcionar al mercado algo divertido y novedoso. Creemos que ese es el principal distintivo de nuestros productos”, explicó Sebastián Saavedra, gerente comercial de la firma.

Hoy por hoy la producción de Artisan ronda las 60 mil unidades al mes, en las dis­tintas líneas que tienen en la fábrica. Sus precios varían un poco dependiendo de los puntos de venta, pero pue­den llegar a los G. 10.000 aproximadamente.

Por otra parte, Matute Sal­sas es una de las marcas conocidas en el mercado, Teresa Yegros y Rafael Taveira, propietarios del negocio explicaron que producen alrededor de 2.000 frascos al mes.

Su producto estrella es el picante original con ajo y ají, pero también cuentan con dos tipos de salsas, la primera se trata de una que incluye albahaca, ajo fresco y maní, una combinación bastante llamativa; la siguiente se trata de una mezcla entre jengibre y ajo fresco, todas son hechas con productos naturales. Juntos invirtieron cerca de G. 25 millones para lograr iniciar con el negocio, cuyas fortalezas se sostie­nen en la elaboración de un producto cien por ciento nacional, con ingredientes frescos y procesados al vacío, conservando los colores y sabores originales.

Sus presentaciones rondan los G. 23 mil a G. 30 mil y están distribuidos en varios puntos de ventas del país.

La marca “Picante Arriero Porte”, de Wendy Glizt, una de las pioneras del rubro a nivel local, también vio la oportunidad de producir en cantidad sus recetas de picantes de forma artesanal con una composición más consistent. Glitz comentó que el rubro es bastante rentable pero que a la vez tiene sus complicaciones a la hora de mantener el sabor y conseguir materia prima orgánica y nacional.

Las tres marcas buscan al­gún día llegar al exterior, ya que consideran que sus productos cumplen con todas las reglas y los distin­tos toques con ingredientes paraguayos los vuelve más atractivos para el mercado internacional.

negocios