El karanda’y pisa fuerte en el país

Innovadora línea de calzados con tejidos autóctonos

LISANDRA AGUILAR

laguilar@5dias.com.py

Rescatar la cultura y hacerla moda ha sido el motor im­pulsor desde hace varios años de la marca de calzados nacionales “Olin­da Shoes”.

“El pueblo necesita iden­tificarse con sus raíces, es importante divulgar lo que nos identifica como nación en las diferentes platafor­mas de diseño, y bajo esta concepción, hacer una producción de alta gama”, comentó Olinda López, pro­pietaria de la firma.

“Reencuentro con mis raí­ces” es el nombre de la línea de calzados, mochilas y car­teras, que desde marzo está al alcance de todos los con­sumidores. Está inspirada en el arte indígena y hecha con fibras de karanda’y por las manos de mujeres ayo­reo y nivaclé bajo técnicas 100% sustentables.

“Generación tras gene­ración, las indígenas nos han aportado una serie de conocimientos muy gran­des como el de la botánica. Quisimos hacer esta alian­za con ellas porque son las más olvidadas”.

Asimismo, refirió que el karanda’y es una hoja con propiedades medicinales, los antepasados la utiliza­ban como compresas para curar las heridas.

“Siempre me pregunté acerca de los campesi­nos que usan el sombre­ro pirí y se encuentran horas bajo el sol sin su­frir insolación. Imaginé que si absorbía el sudor de la cabeza igual lo iba a hacer en el pie, me hice una zapatilla con el karanda’y y así comenzó todo”, recordó López.

Cabe mencionar que las ojotas se pueden encontrar a G. 168 mil, las mulas, mo­casines planos y chaneles cuestan de G. 368 mil a G. 378 mil, las mochilas G. 548 mil y las carteras se pueden adquirir por G. 688 mil. El material tiene un esmalte natural que impide que el agua penetre el tejido, es antiséptico, antihongos, un masajeador natural para personas con problemas de circulación y diabetes. Olinda explicó que existen 19 comunidades indígenas que no hablan el guaraní y tienen otros dialectos.

“El 80% viven en extre­ma pobreza, respetan el medioambiente y cuando tejen dejan su vida en el tejido. Pretendemos mante­nerlas en su espacio natural y mejorar sus condiciones de vida, comprándole per­manente estos productos y colaborando con que sean autosustentables con una vida digna”, acotó la dise­ñadora.

CONEXIÓN CON LAS RAÍCES

Por otra parte, señaló que quien no ama su suelo, poco o nada dejará a sus hijos. Se destruye la memo­ria y se pierde la identidad como pueblo.

“Me siento realizada e identificada con mi país y mi gente. La vestimenta es una forma de comunicarse. Nos habla de cómo es la persona”.

Finalmente, aconsejó que con las bajas temperaturas se debe mantener el pie caliente y no tener cone­xión directa con el suelo. La diseñadora suele ponerle al calzado una entregoma entre la plantilla que va di­rectamente donde pisa el pie y el producto que está en contacto directo con el suelo, ya que las calles son muy húmedas, aunque se tenga una bota puesta, se moja el pie.