Falta de credibilidad es el principal impedimento

El problema de la economía paraguaya es estructural, según experto

La economía paraguaya ha ingresado en un periodo de recesión tras dos trimestres de reducción de la producción y un año con varias reducciones de las expectativas a futuro desde distintos sectores, tanto desde el Banco Central como desde perspectivas de distintos analistas del sector privado. La situación se torna preocupante y parece no mejorar al coincidir con crispaciones políticas y falta de consenso en el gobierno.

Sobre esto habló con la redacción de 5días el economista y analista Víctor Raúl Benítez, quien hizo hincapié en que Paraguay tiene un problema estructural y no simplemente coyuntural, ya que no es solamente un problema de los precios ni tampoco de la demanda de productos que el país produce, sino que el problema radica en una matriz de producción demasiado dependiente del sector primario (soja y carne), con lo que la economía debe diversificarse y avanzar hacia los sectores de industria y servicios (secundario y terciario) para tener mayor resistencia a los eventos internacionales o poco predecibles.

“Hay que cambiar la matriz productiva. Esta no es una crisis coyuntural como dicen muchos. Lo que está emergiendo es una cuestión estructural de la economía paraguaya que es altamente dependiente de las materias primas. En este momento con la guerra comercial entre Estados Unidos y China la demanda se mudó hacia este lado. O sea, están dejando de comprar soja de Estados Unidos y están viniendo hacia acá los chinos”, explicó Benítez.

DEMANDA AGREGADA
El analista explicó además que existe un problema de demanda agregada ya que el principal insumo de la demanda agregada en nuestro país es la moneda norteamericana y las tres fuentes principales de ingreso al país de la misma (remesas familiares, reexportación y precios internacionales) están muy debilitados.

La solución a esta problemática es –según el analista- dejar de exportar solo materia prima y sentar las bases para abrir camino hacia la industrialización de la materia prima y a los servicios: “Hay que cambiar la matriz productiva industrializando el Paraguay, usando la energía eléctrica abundante de Itaipú y salir del sector primario, yendo más hacia el sector secundario y terciario”.

CREDIBILIDAD

Al momento de ser consultado sobre la capacidad que tiene este gobierno para sentar las bases de un cambio en la matriz productiva, indicó que para lograr eso se necesita credibilidad, lo cual se ha perdido en gran medida con la crisis política y la falta de estabilidad que genera la constante amenaza de juicio político, además de la falta de resultados y de ejecución de los ministerios.

“Este gobierno no tiene credibilidad para sentar las bases de un cambio de matriz. Para poder hacer eso tiene que traer inversión extranjera y no tiene credibilidad. Sería difícil (que logre estabilidad) que este gobierno pueda cambiar la matriz productiva porque para ello tendría que generar consenso en los actores económicos y políticos. Imagínate que los que le apoyan al gobierno son las cooperativas (sector primario). Pero la UIP y la FERPINCO se callaron, al comienzo apoyaban pero ahora se callaron”, explicó.

CAMBIOS
Sobre los cambios que debe realizar el presidente para lograr relativa credibilidad en el gobierno, apuntó que debe hacer cambios en su gabinete, pero no cambiar a todos sus ministros ya que hay algunos de “buena nota”. Hizo hincapié en el Ministerio de Industria y Comercio como uno de los que necesita cambios: “Si cambia el gabinete esto se puede revertir. Tiene que cambiar Industria y Comercio. Hay un tema importante, tiene que cambiar la gente que va a renegociar Itaipú. Por otro lado tiene que acelerar las obras públicas”.

OBRAS PÚBLICAS
Asimismo indicó que la realización de obras públicas también requiere de credibilidad, en este caso de la ciudadanía y que en la medida que la gente “no crea” en el gobierno, esto será muy difícil también.
“La población está en contra del gobierno. Hoy hacer Obras Públicas supone un gran consenso para decir “si yo voy a dejar que me indemnices” (de parte de la ciudadanía), porque hay gente que por ejemplo tiene que ceder terrenos para se haga el metrobús (ejemplificó). La gente hoy está en contra de las obras porque no hay credibilidad. Credibilidad del sector privado, credibilidad de la ciudadanía para realizar obras públicas”, sentenció.

Destacado