Feria de libros en puntos estratégicos del país

Con el fin de llevar la cultura a cada rincón del noveno departamento del Paraguay, desde el lunes 5 hasta el sábado 10 de agos­to desde las 07:30 horas se realiza la XV Feria Interna­cional del Libro ‘Caaguazú Lee’, de la mano de la Go­bernación del Departamen­to de Caaguazú. Además, se conmemora el Año Interna­cional de las lenguas Indí­genas y homenaje al cente­nario del maestro Cayo Sila Godoy.

Fernando Pistilli, escritor y promotor cultural, ma­nifestó que hace 15 años se viene desarrollando la exposición en el departa­mento, pero es la primera vez en la ciudad que lleva el mismo nombre.

“Antes, se hacía siem­pre en Coronel Oviedo, ahora llegó el turno de Caaguazú. Recién en octubre se trasladará a Oviedo y a San Joaquín. Lo que el gobernador está haciendo es que se mueva la feria. El objeti­vo es acercar la cultura a la gente”, mencionó el escritor.

Refirió que se observó un cambio en la comunidad desde la realización de la feria, tanto es así que las editoriales siguen partici­pando y apostando por la exposición porque se co­mercializa bien. 

“Siempre fueron importan­tes los números que se arro­jan, no es solo eso, también está todo lo que genera en alojamiento de personas que vienen de otro lado, produce un movimiento económico muy fuerte en la ciudad que se haga, por eso es importante el trasla­do”, acotó.

Señaló que en el lugar se encuentran varias editoria­les, buena calidad de ma­teriales, presentaciones de libro, conciertos, además de las actividades que encaran el Fondec y la Secretaría de la Cultura. “Un tiempo des­pués de habilitar la feria, ya se registraron más de 800 aproximadamen­te, un número importantí­simo”, sostuvo.

DISTINCIÓN “COBRE GUARANÍ”

La ocasión se aprovechó para hacer entrega de la distinción “Cobre Guara­ní” a Fernando Pistilli y nombrarlo hijo dilecto del departamento.

“El reconocimiento es por todo este creci­miento que observamos desde que trabajamos por el departamento, yo creo que es como un hijo al que le tenés mu­cho cariño, que siguen creciendo, que haya so­brevivido, sobre todo a los cambios y esquemas políticos, mucha gente vino y se fue, e igual nunca se dejó de hacer”, añadió Pistilli.

Resaltó que se sintió muy honrado, puesto que es difícil que se lo reconozca a uno mismo en su país de origen.