Postura para liberar la columna

La vela trabaja la musculatura del abdomen

La posición de la vela se encuentra entre las más comunes del mundo del yoga, por ello se hace frecuente verla aplicada en otras disciplinas relacionadas con la gimnasia y el cuidado del cuerpo.

Son muchos los beneficios que ofrece, pues debido a la postura que adopta el cuerpo se logra relajar y trabajar distintos músculos. Sobre todo, se fortalece y tonifica la zona de la espalda y el cuello. Asimismo trabaja las piernas y los brazos, por lo que resulta un ejercicio muy completo. 

La nutricionista Leticia Sasiain comentó que “como los pies quedan por encima de la cabeza, estimulamos la tiroides, el sistema hormonal y el circulatorio, favoreciendo la circulación de la sangre hacia la parte superior de nuestro cuerpo”.

Afirmó que es necesario tener muchas precauciones a la hora de realizarla. Es una postura de inversión que ayuda al funcionamiento del sistema endocrino y al no colocar el peso sobre la columna, ésta queda libera- da y logra descansar

Las variaciones de la vela van desde dejar caer las piernas hacia detrás de la cabeza muy despacio para luego volver a la postura vertical, y finalmente a la inicial, hasta colocar los brazos en los costados del cuerpo, manteniendo todo el peso y equilibrio solo en los hombros y el cuello.

“La postura también trabaja la musculatura del abdomen, que es la responsable de realizar el movimiento de subida y bajada. Nos ayuda a realizar este movimiento con control y seguridad”, aseguró Sasiain.

Es recomendable que la duración del ejercicio sea de 30 segundos, y luego incrementar entre 5 y 10 segundos cada día, hasta poder aguantar entre 3 y 5 minutos.

Si al principio resulta difícil hacer la posición, las personas se pueden ayudar colocando mantas o toallas dobladas debajo de los hombros y brazos, o apoyar los pies en la pared.