Piden que controles en CDE sean más rigurosos

Tras jornada de protestas, violencia y destrozos

NOELIA DUARTE
Corresponsal CDE

Tras la jornada de protestas, violencia y destrozos, los gremios de empresarios de varios sectores expresaron su preocupación por la reiteración de hechos de ese tipo en el microcentro y el consabido efecto negativo en el comercio, el turismo, la hotelería y otros rubros en toda la ciudad.

Desde el sector de la Cámara de Empresarios de Ciudad del Este, Fidelino Díaz, expresó que la ciudad no puede ser tomada por gente que utiliza la necesidad económica o la pobreza para incumplir las leyes y las normas, refiriéndose a los paseros que fueron protagonistas de un feroz enfrentamiento con la Policía, porque se molestaron con la presencia de fiscalizadores en la zona de Aduanas.

“Un país serio, una ciudad se construye cumpliendo a rajatabla las leyes, eso vino como consecuencia de una falta de control en Aduanas y ahora que lo hacen surgieron los inconvenientes. Con la Ley todo, sin la Ley nada”, se descargó el empresario.

También criticó a los aduaneros porque dice no tienen moral, pues siempre fueron cómplices de esa situación y ahora que se aplican los controles, nadie los respeta. Insistió que los controles deben seguir y ser cada vez más rigurosos, para que se entienda que traer mercadería de otro país para vender significa pagar impuestos por ello y no ser generosos con unos y apretar con otros.

“La ley es clara, el sistema fronterizo es para comprar una vez al mes para la canasta familiar, apelamos al diálogo, a buscar alternativas y eso debe ser dentro de la Ley, porque vi a autoridades reuniéndose con contrabandistas y la ley debe ser para todos” agregó.

Según Díaz, en un estudio que realizaron hace algunas semanas, conversando con cada sector que desarrolla sus actividades en Ciudad del Este y alrededores, cada manifestación en la zona comercial deja un perjuicio estimado de U$ 20 millones diarios, aproximadamente.

PÉRDIDAS INMEDIATAS Y A LARGO PLAZO
Elba Figueredo, referente del sector turístico, analizó que las pérdidas son grandes, tanto en el día de la movilización y en los días posteriores. Instó al Gobierno nacional a ver una salida favorable a todo esto, que tiene cansados a los que trabajan en la legalidad y sufren las terribles consecuencias.

“Ya estamos mal, vienen los visitantes, encuentran una ciudad donde están todos contra todos y eso genera perjuicios. Si el problema fuesen las reservas canceladas nomás es una cosa, pero los operadores y agentes ya no tienen ganas de vender nuestro destino, prefieren cerrar sus negocios entre Brasil y Argentina”, lamentó.

Señaló además, cuestiones pendientes en Ciudad del Este, como seguridad, tránsito fluido y ordenado, limpieza y otros reclamos que los operadores y los visitantes hacen cuando vienen a la región. Por ello, prefieren quedarse del otro lado del Puente de la Amistad, con otra agenda.

Haciendo un sondeo con diversos gremios de la ciudad, dijeron que el perjuicio con las manifestaciones en el microcentro es incalculable y por sobre todo, la imagen negativa que se tiene, pues pasados 3 a 4 días, igual la gente sigue sin venir por temor a toparse con los conflictos.

REUNIÓN DE PASEROS
Esta tarde, los paseros y pequeños importadores deben reunirse con representantes del Ministerio de Industria y Comercio (MIC) y el de Agricultura y Ganadería (MAG). El presidente del sector, Eugenio Paredes, dicen que van a plantear que se amplíe la lista de mercaderías permitidas y quieren incluir pollo, azúcar, aceite, rubros frutihortícolas entre otros, cuya importación está prohibida por la protección a la industria y los productores locales.