Una maleta fue la musa del negocio

Con creatividad e ingenio logró ayudar a los viajeros

Los viajes se han convertido en algo tradicional para muchas personas, principalmente para aquellos jóvenes que buscan experimentar nuevos lugares. 

Una de ellas es Sady Colmán, una joven emprendedora que vio más allá del destino y la comodidad del avión, ya que en una de sus aventuras se fijó en la maleta que siempre utilizaba y se percató que esta sufría varios rayones, manchas y roturas durante el trayecto. 

Así nació “Quiero Viajar”, un negocio donde se ofrecen forros personalizados para maletas, con el objetivo de brindar algo práctico en los viajes, que pueda ser reutilizable, fácil de localizar visualmente y a su vez brinde protección.

“Quiero viajar es una alternativa para hacer tus viajes más divertidos y con mucho estilo. Nuestros productos están enfocados en artículos tanto para el viajero frecuente, como así también para aquellos que están emprendiendo por primera vez una nueva aventura. Desarrollamos productos novedosos, de calidad, que los viajeros valoran por su diseño y funcionalidad”, mencionó Colmán. 

ECOLÓGICO 

La visionaria señaló que no solo pensó en las maletas, sino también en evitar el uso excesivo del tradicional embalaje, que además de dañar el ambiente con el plástico, es poco práctico a la hora de sacarlo. 

Explicó que al inicio la producción comenzó de forma artesanal con clientes que buscaban darle una mejor imagen a sus maletas, hoy día incluso reciben pedidos de grandes grupos de viajeros así como de agencias especiales de turismo. “El año pasado ganamos el primer puesto en el Primer Concurso Nacional de Emprendedores “Turismo, innovación y tecnología” de la Senatur. La aceptación de los clientes fue mayor a la que habíamos programado, las ventas iban aumentando conforme se hacía más conocido este producto innovador, teniendo un incremento de ventas del 62% en los últimos seis meses”, indicó.

COSTO

El precio de los forros por unidad ronda los G.120.000, pero el mismo puede variar dependiendo de la cantidad solicitada.Además, la inversión para arrancar con el negocio fue de aproximadamente G.2.500.000. Actualmente trabajan alrededor de 5 personas en Quiero Viajar, pero según detalló Colmán buscan expandirse y de esa forma sumar más talento humano al emprendimiento.

FORTALEZAS 

La innovación y la capacidad de poder personalizar cada funda a medida y con los diseños acorde a los gustos de cada viajero, además de la protección que brindan, son las principales fortalezas de este negocio. 

“El desafío más importante es seguir innovando en el rubro, lanzando nuevos productos al mercado acorde al segmento. No quedarnos en nuestra zona de confort y seguir encontrando soluciones que aporten al usuario y al medio ambiente”, concluyó la propietaria del negocio.

Redes sociales: Quiero Viajar y
@quieroviajar_py

Correo: quieroviajarp@gmail.com