Presidente del BCRA presentó su renuncia

Sandleris confirmó dimisión a días del juramento de Fernández

Guido Sandleris, presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), anunció ayer que presenta su renuncia, efectiva a partir del próximo martes, cuando el peronista Alberto Fernández asumirá la Presidencia del país sudamericano.

El economista argumentó que su renuncia “allana el camino para que el Presidente electo designe a quien considere adecuado para la función”, a la vez que señaló que quienes sucedan al actual equipo al frente de la autoridad monetaria “contarán con nuestra total colaboración para la transición”.

“Considero que nuestra renuncia allana el camino para que el presidente electo cuente con absoluta libertad para designar a quienes crea adecuado para implementar su plan económico, incluyendo su política monetaria y cambiaria”, dijo Sandleris en rueda de prensa.

“En la mayoría de los países del mundo el mandato de las autoridades de los Bancos Centrales no coincide con la duración de los mandatos presidenciales”, continuó. “Esto permite que haya una continuidad de la política monetaria, independientemente de los resultados electorales”, aclaró Sandleris.

“En nuestro país esto no sucede”, se quejó el todavía presidente del ente responsable de la política monetaria en el país. “La tradición en la Argentina es que al elegirse un nuevo gobierno este designe nuevas autoridades en el Banco Central”, dijo.

“Una de las frustraciones es no haber logrado alcanzar un consenso acerca de cómo construir una moneda sana”, remarcó Sandleris en la conferencia de despedida.

Por ello, explicó que ha decidido designar a Núñez como nuevo ministro de la Presidencia y resaltó su “amplia experiencia en la administración del Estado”.

Sandleris añadió que la Argentina adolece de una “falta de consenso básico acerca de la importancia de construir una moneda sana y cómo lograrlo”.

El opositor Alberto Fernández asumirá la presidencia el martes próximo con una economía en plena recesión, una ajustada restricción cambiaria, una inflación superior al 50% anual y una necesaria reestructuración de deuda ante inminentes vencimientos sin liquidez en las arcas del Estado.

Destacado