Experiencia única surcando el cielo

El paracaidismo es una opción en el verano

Magali Fleitas – @magalifleitas

 

Sentir que la adre­nalina corre por las venas, el corazón acelerado a mil por horas y la gran satisfacción de haber cumplido un sue­ño son las sensaciones que provoca la práctica del para­caidismo. 

David Vela, director de la Es­cuela de Paracaidismo “Sin Límites” que se encuentra operando en Paraguarí, ma­nifestó que la práctica de este deporte extremo está en auge y siempre en alza.

Mencionó que la promo­ción en las redes sociales facilita bastante a conven­cerle al mundo de que es una actividad muy segura y es totalmente divertida, que libera tanta adrenalina y felicidad.

“Tanto es así que la persona que aterriza ya está pensan­do en volver a saltar. Es una actividad en la cual uno se supera a sí mismo, sus mie­dos y sus dificultades, olvi­dándose de todo”, resaltó Vela.

Comentó que la experien­cia es inexplicable y que las personas que saltan con él no saben cómo describir lo que sienten una vez llegan al suelo.

“El salto que se recomien­da realizar es el salto tándem, enganchado a un instructor, que con un pequeño entrenamien­to de 15 mi­nutos en el momento ya estamos listos”, aseguró Vela. 

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Acotó que se ri­gen por lo que es el paracaidismo de los Es­tados Unidos, donde prác­ticamente se desarrolló en forma comercial.

“Nosotros tenemos licencia americana homologada en el Paraguay, con entre­namiento de primer nivel, cumpliendo a rajatabla todo. Obviamente en este deporte si no hay seguridad no se practica, entonces siempre se está saltando con todas las condiciones dadas en cuanto a viento, si el día está nublado o si va a llover, entonces ante las mínimas dudas ya se aborta el salto y nos que­damos en tierra”, sostuvo el director de la Escuela de Paracaidismo “Sin Límites”.

Finalmente, recomendó presentarse con ropa có­moda, comer algo liviano para que al saltar así no le baje el azúcar a algunos y abrir bien los ojos para no perderse del show al salir del avión.