Sector terciario con mejor desempeño esperado para el 2020

ECONOMIA@MENTU.COM.PY

Pese al dificultoso 2019 que ha atravesado el país como consecuencia de los diferentes choques externos e internos, el terciario ha sido el único sector cuyo desempeño fue positivo durante el pasado año, con una estimación de crecimiento de 3,3% convirtiéndose así en el factor que compensó la caída de los otros sectores, mientras que en el 2020 continuaría su desempeño positivo y crecería 4,2%.

Este sector tiene un rol importante en la economía nacional dado que representa el 47,6% del PIB y en el tercer trimestre del pasado año había empleado cerca del 63,6% de la población ocupada del país, por lo que su incidencia es alta y sus efectos repercuten en todos los sectores.

Externalidades afectaron el desempeño del sector comercio y servicios

La desaceleración de las principales economías del mundo y la incertidumbre generada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, redujeron la demanda global y ahondaron los magros resultados que venían mostrando Brasil y Argentina. Por un lado, Argentina continúa demostrando señales de deterioro en su actividad como también altos niveles de inflación; por otro lado, Brasil mostró un debilitamiento en la actividad económica durante el segundo trimestre del 2019, aunque retomó fuerzas a finales del año y tendría un mejor desempeño en el 2020.

Los altos niveles de inflación de Argentina y las importantes depreciaciones del real y del peso frente al dólar generaron una pérdida en el poder adquisitivo de las personas residentes en los países vecinos, lo que derivó en una menor de entrada de turistas al territorio nacional para la compra de mercancías debido a que los productos del lado paraguayo presentaban precios relativos más elevados que restaron competitividad a los comercios nacionales, lo que también propició el contrabando. A ello se sumó el aumento de la cotización guaraní/dólar que encareció los productos importados afectando sus ventas.

En lo que respecta al ámbito local, la economía se desaceleró desde el segundo trimestre del 2018, en especial por cuestiones relacionadas a factores climáticos y los bajos precios internacionales de los principales productos de exportación, mientras que los ingresos reales de las familias fueron cayendo, derivando en un menor volumen de ventas en la mayoría de los rubros.

Con todo ello, el sector comercio en particular habría tenido una retracción de 2,4% el pasado año, lo que implica que el crecimiento estimado del 2019 para el sector terciario estaría sustentado en los mejores resultados del gobierno general y de otros servicios que incluye al transporte, la intermediación financiera, servicios inmobiliarios, servicios a las empresas y hogares, así como a los hoteles y restaurantes.

No obstante, la tendencia de crecimiento de la actividad medida por el Indicador Mensual de la Actividad Económica del Paraguay – IMAEP ha sido positiva en los últimos meses, alcanzando 1,5% de expansión interanual a noviembre, a la que contribuyeron los resultados favorables de los servicios como restaurantes y hoteles, los gubernamentales, las telecomunicaciones, la intermediación financiera y, en menor medida, los servicios a los hogares.

Así también, las ventas, medidas por el Estimador de Cifras de Negocios ECN, en los rubros del comercio: equipamientos para el hogar y supermercados evidenciaron un mayor volumen desde setiembre a noviembre del 2019 respecto a los mismos meses del año anterior.

Contexto nacional e internacional favorecería al sector en el 2020

 Estos números señalan que el panorama 2020 para el sector terciario seguiría siendo positivo, con un crecimiento proyectado por el Banco Central del Paraguay del 4,2% para el mismo, al que estaría contribuyendo mayor crecimiento esperado del Brasil que posibilitaría una mejora en el flujo comercial con el vecino país.

Adicionalmente, EE.UU. y China han logrado lograron avanzar en las conversaciones para poner fin al conflicto existente entre ambos y a mediados de enero oficializaron la firma del acuerdo de Fase 1, cuyo principal objetivo radica en frenar la imposición cruzada de aranceles. Por un lado, Estados Unidos reduciría los aranceles impuestos a China, y, en contrapartida, el país asiático deberá comprar mayores cantidades de productos agrícolas estadounidenses. Con esto se podría observar una mejor dinámica económica en la actividad mundial, regional, y, por ende, nacional, dado que posibilitaría una recuperación del flujo del comercio mundial.

En lo que respecta al contexto interno, con un clima favorable, el sector agropecuario volvería a generar ingresos de divisas, y, por ende, más ingresos para los sectores vinculados y para la población ocupada por ellos. Además, se ha observado que, en épocas de descuentos, los niveles de ventas registraron mayores incrementos, por lo que podría considerarse como una herramienta válida para potenciar a este sector.

De esta manera, se espera una mayor dinámica en la actividad del sector terciario durante el 2020, sustentada en los sectores más formales, lo que dada su importancia estratégica en la economía contribuiría a la recuperación local. No obstante, para potenciar su efecto, es necesario avanzar en la formalización de los subsectores que emplean a los segmentos más vulnerables de la población, como los servicios personales no especializados y las microempresas.