El deber de brindar información en el siniestro

GUILLERMO FRONCIANI
ABOGADO

Ocurrido el siniestro, el asegurado tiene la carga de denunciar a la aseguradora dentro de los tres días de su conocimiento. La carga de denunciar posibilita al asegurador verificar las circunstancias del siniestro y sus consecuencias en relación al bien o bienes  asegurados, a la naturaleza del riesgo, y a los elementos determinantes del daño.

Pero la denuncia del siniestro solo implica,  el poner en conocimiento del asegurador el evento ocurrido. A partir de allí,  comienza una etapa en la cual, el asegurado tendrá la carga de suministrar información y permitir las indagaciones que sea requerido.

Así el Articulo 1589 2do párrafo del Código Civil expresa “…Además, el asegurado está obligado a suministrar al asegurador, a su pedido  la información necesaria para verificar el siniestro, o la extensión de la prestación  a su cargo, y a permitirle las indagaciones necesarias a tal fin…”. En una palabra, no es suficiente que el asegurado se limite a comunicar el siniestro, sino que es preciso que se facilite la información más amplia posible sobre las circunstancias y consecuencias del mismo, a requerimiento del asegurador.

En cuanto al tipo de información, el mismo Articulo 1589 aclara que “…El asegurador puede requerir prueba instrumental en cuanto sea razonable que la suministre el asegurado. No es válido convenir la limitación de los medios de prueba, ni subordinar la prestación del asegurador a un reconomiento, transacción o sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada, sin perjuicio de la aplicación de las disposiciones legales sobre cuestiones prejudiciales…” . Como vemos la información solicitada por el asegurador tiene su limite en la razonabilidad de la prueba, es decir, no se puede requerir lo que es imposible de suministrar, pero al mismo tiempo tampoco será válido limitar los medios de prueba. O sea, las informaciones deben ser necesarias para que el asegurador conozca el siniestro, sus causas, deben ser razonables, o sea adecuadas a las circunstancias del caso y por sobre todo deben ser posibles de cumplir por parte del asegurado.

Es tan estricta la carga de brindar información que la norma impone la sanción de la “pérdida del derecho a ser indemnizado”, tal cual lo estipula el 2do párrafo del Artículo 1590 del Código Civil “…Pierde su derecho, asimismo, si deja de cumplir maliciosamente las cargas previstas en el párrafo II del citado artículo (deber de suministrar información, Art.1589), o exagera fraudulentamente los daños o emplea pruebas falsas para acreditarlo…”  Para esto último, debe existir el requerimiento previo del asegurador con la carga de la prueba de este y debe darse el dolo en el incumplimiento por parte del asegurado, pues cualquier incumplimiento no puede ser calificado de tal.

Se debe  tener en cuenta que,  en todos los casos, el requerimiento del asegurador suspende el plazo para pronunciarse sobre los derechos del asegurado establecido en el Articulo 1597 del Código Civil que establece como límite, “dentro de los treinta días de recibida la información complementaria prevista para la denuncia del siniestro”, por lo que justifica a su vez que,  el pedido de información del asegurador,  sea razonable evitando dilatarse el plazo en que este debe expedirse.

Finalmente, es importante considerar que, el “requerimiento de información” puede darse a través de “peritos”, previa comunicación al asegurado, y definido en la Ley827/96 (artículos 83 al 90) como “Liquidadores de Siniestros”, debidamente registrados y autorizados por la Superintendencia de Seguros,  que tienen la capacidad de detallar con mayor exactitud los importes a indemnizar en cada evento de acuerdo a la valuación de los daños, inclusive, con un criterio más objetivo, de ahí su nominación también como “ajustador” y  actúan en nombre y representación del asegurador y los reaseguradores internacionales.