Sector privado disconforme con alcance de la Ley de Emergencia

Aseguran que no abarca a todos los sectores

La ley que promulgó el Ejecutivo “Que declara Estado de Emergencia ante la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Saluda a causa del Covid-19 y que establecen medidas administrativas, fiscales y financieras” sigue generando todo tipo de reacciones. La mayor parte del sector privado está disconforme con lo que establece la normativa.

En este sentido, Marco Riquelme, Gerente General de la fábrica Mazzei dijo que la normativa establece un manejo poco discrecional de los recursos y que cree con la cantidad de plata que se tendrá se pudo haber logrado un impacto mayor que involucre a todos los sectores.

El mismo señaló que el Gobierno partió de la premisa de que todas las empresas que facturan en grandes cantidades están sin problema de flujo de caja y que no tuvo en cuenta que no es el caso de todos. “Hay empresas que facturan mucho que acaban de hacer inversiones muy grandes, que tienen cuentas grandes con los bancos y que tienen esos costos fijos en intereses que deben pagar y que con esta reducción en la facturación se ven bastante afectados”, comentó.

Riquelme mencionó que el Ejecutivo concederá una gran parte de los recursos a los sectores informales y otra parte a las pymes y Mipymes pero que no tuvo en cuenta a las empresas que tienen inclusive a más de 1.500 empleados que también se ve afectado por la crisis.

Por otra parte, manifestó que con las medidas los bancos no sienten una verdadera presión de parte del Gobierno como para cooperar con las empresas grandes. “Los bancos tienen ya establecido que hacer con las pymes, pero con las empresas grandes no”, indicó.

Enfatizó en que si no se llevan adelante otras medidas que ayuden a este sector se podrían generar despidos masivos.

“Por ahora se está aguantando pero va a llegar el momento en el que los empresarios van a empezar a decir basta y antes de eso el Gobierno debería reglamentar principalmente empezando por los bancos que sientan también la presión de ser justos con estas empresas grandes y secundariamente también el tema de los funcionarios, y algunas propuestas de parte de Instituto de Previsión Social”, refirió.

IMPORTADORES

El presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP), Neri Giménez, mencionó por su parte que las medidas económicas implementadas por el Gobierno Nacional no son completas y que esperaban mucho más pero que de cualquier manera se está paliando parte de la problemática y que se irán corrigiendo de acuerdo a cómo avance la pandemia.

En otro momento, Giménez dijo que esperan que el Ejecutivo decrete que se continúe con una cuarentena parcial de modo a que se reactive nuevamente los trabajos y de esa manera se mueva la económica pero siempre y cuando se cumplan con los protocolos sanitarios.

“Si más gente se infecta el plan del Gobierno podría cambiar, en este momento creemos que existe cierto control bien planificado y que es momento de dar un pequeño oxígeno para que nuevamente la dinámica de la parte comercial, de servicio e industria y toda la actividad en general pueda por lo menos moverse de nuevo”, señaló.

Manifestó también que desde su sector piensan que tienen una gran preocupación y que esperan que se salga de esta situación y se pueda reactivar rápidamente la economía ya que o sino habrá empresas que van a empezar a encontrarse “con un cuello de botella considerable” ya que no tendrán capacidad de pago y no podrán cumplir con sus compromisos y puede terminar en despido de empleados.