Tecnología en tiempos de crisis

Soluciones

Desde el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) continúan trabajando para ayudar a combatir el Coronavirus. El aprovechamiento de la tecnología puede ayudar a combatir vidas y así lo precisó Eduardo Segovia, técnico especialista de FabLab.

En cuanto a recursos, Conacyt ha juntado grupos de trabajo y se están evaluando necesidades de urgencia. “Esta es una lucha veloz y estamos en fase de crear elementos preventivos y paliativos. Principalmente buscamos que esto no se convierta en una pandemia descontrolada”, mencionó.

Aseguró que lo importante es disponer de material para empezar a trabajar. “Se está trabajando en la fabricación de respiradores, buscando recursos para trabajar en respiradores automáticos, sabiendo que hay gente que necesita ese acompañamiento por 25 días o más”, indicó.

FabLab Universitario, trabaja en la FADA de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) junto a la carrera de diseño industrial en una iniciativa de Conacyt. El mismo, es el primer laboratorio de fabricación digital del país que forma parte del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación del Paraguay.

POSIBILIDAD EN PARAGUAY
Según indicó Segovia en nuestro país existen muchos laboratorios, asociaciones o incluso centros educativos pueden dar una mano. Habló sobre la tecnología de impresión, la tecnología láser y varios otros caminos, pero el principal problema de hoy es el abastecimiento. “El principal problema tal vez estará en el acceso a los recursos en la situación en la que estamos; está todo bloqueado y ya no es tan fácil acceder a los materiales necesarios porque las personas no están en sus lugares habituales de trabajo, sobre todo en lo que refiere a la provisión”, dijo.

CONTROL
Al mismo tiempo, Segovia subrayó la importancia de una organización de expertos para el control de lo desarrollado en el área de productos médicos. “Debe haber un control riguroso en la cadena productiva. Conacyt está desarrollando esta estrategia y estamos basándonos en un protocolo compartido a nivel biomédico, protocolos de seguridad para evitar que se conviertan en un error más que en una solución”, agregó. Según apunta, el laboratorio necesita unas condiciones, además de las personas que trabajan, las personas en entrenamiento antes durante y tras la distribución. Prever de todas las maneras posibles que no haya un contagio masivo. “Eso es algo que aseguramos por medio de expertos”, sumó.

Además indicó que se debe diferenciar a las personas por trabajos. “Toda persona que circule por un hospital debe llevar protección y hay mucha gente, no solo personal de blanco. Por ello es importante la coordinación. Tal vez hay un sector que pueda empezar en lo inmediato, con el personal más expuesto, otro grupo trabajando con los respiradores para personas en crisis y otro trabajando en la creación de máscaras para la población mientras llega los insumos”, estimó.

PERMISOS LABORALES
Segovia nota un dilema en cuanto a los permisos laborales, destacando que esto no se trata de una cuestión económica. “Esto es una cuestión contrarreloj, donde sabemos que las personas con posibilidad de ayudar lo hace y vemos muchísima gente que se ofrece. Proveedores, importadores, deberían hacer donaciones o descuentos importantes para colaborar. Y más allá de eso, contar con los permisos necesarios para operar, siempre dentro de los controles de seguridad”, mencionó, haciendo referencia a las personas encargadas de fabricar dichos productos.


3dimpresionesTecnologí