OIT estima que más de 195 millones quedarán desempleados

Medidas de paralización tendrá un duro golpe en la economía mundial.

De acuerdo a un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la pandemia del Covid-19 está teniendo un efecto catastrófico en los puestos de empleo y los ingresos a nivel mundial. Estiman que en el segundo trimestre de este 2020 habrá una reducción de los empleos en alrededor del 6,7%, el equivalente a 195 millones de trabajadores a tiempo completo.

Las medidas de paralización total o parcial ya afectan a casi 2.700 millones de trabajadores, es decir, a alrededor del 81% de la fuerza de trabajo a nivel mundial. El organismo internacional asegura que es la peor crisis mundial desde la Segunda Guerra Mundial.

El estudio menciona que en la situación actual, las empresas de diversos sectores económicos, en especial las más pequeñas, se enfrentan a pérdidas catastróficas que amenazan su funcionamiento y solvencia, y que por ello millones de trabajadores están expuestos a la pérdida de ingresos y al despido. 

Las consecuencias para las actividades generadoras de ingresos son especialmente graves para aquellos trabajadores de la economía informal que carecen de protección y muchos países ya han comenzado una contracción del empleo a gran escala. Para obtener un panorama más preciso de la grave realidad de la situación del mercado laboral y a falta de otros datos, la OIT utiliza en su informe una variación de las horas de trabajo, que refleja tanto los despidos como otras reducciones temporales del tiempo de trabajo.

En este sentido, aplicando este método a partir del 1 de abril, las nuevas estimaciones mundiales de la OIT apuntan a que en el segundo trimestre de este 2020 habrá una reducción del empleo de alrededor del 6,7%. Un recuento final de las pérdidas anuales de puestos de trabajo en 2020 dependerá fundamentalmente de la evolución de la pandemia y de las medidas que se adopten para mitigar sus repercusiones. 

La mayor parte de las pérdidas de empleo y la disminución de las horas de trabajo se producirían en los sectores más afectados como de los servicios (servicios de alojamiento y de servicio de comidas, comercio al por menor, etc.), así como a las industrias manufactureras que ya están experimentando perturbaciones a lo largo de las cadenas de suministro (por ejemplo, el sector del automóvil) y fuertes descensos en la demanda de bienes.

La OIT estima que 1.250 millones de trabajadores, esto es, el 38% de la población activa mundial, están empleados en sectores que hoy afrontan una grave caída de la producción y un alto riesgo de desplazamiento de la fuerza de trabajo. 

Especialmente en los países de ingresos bajos y de ingresos medios, los sectores más afectados tienen una elevada proporción de trabajadores en el empleo informal y de trabajadores con un acceso limitado a los servicios de salud y a la protección social.

También agrega que, sin medidas apropiadas a nivel político, los trabajadores corren un alto riesgo de caer en la pobreza y de tener mayores dificultades para recuperar sus medios de vida durante el periodo de recuperación.

Añade que quienes siguen trabajando en espacios públicos, en particular los trabajadores de la salud, están expuestos a importantes riesgos sanitarios y económicos. En este sector, destaca el porcentaje de mujeres.

Enfatiza en que independientemente del lugar del mundo o el sector de que se trate, la crisis está teniendo repercusiones dramáticas en la fuerza de trabajo mundial y que las respuestas desde el ámbito político deben centrarse en la prestación de alivio inmediato a los trabajadores y las empresas, a fin de salvaguardar los medios de subsistencia y las empresas económicamente viables, en particular de los sectores más afectados y en los países en desarrollo, asegurando así las condiciones para una pronta recuperación con alto coeficiente de empleo una vez la pandemia haya sido controlada.

Por último dice que a pesar de las buenas intenciones e intervenciones de los gobiernos, los recursos públicos son limitados, y es necesario utilizarlos para alentar a las empresas a mantener y/o crear puestos de trabajo.


Destacado